jueves, diciembre 31, 2015

El Libro del Año 2015

Hola a todo el mundo:
Con el año a punto de finalizar, vuelvo a una de mis sanas costumbres, la de escoger, de entre todos los libros que cayeron en mis garras a lo largo del año, el que más me gustó. Y, la verdad, este año me cuesta mucho elegir.
No es porque no leyera mucho, que, como siempre, he estado leyendo de manera continua, ni porque no leyera buenos libros, que también lo he hecho, sino, simplemente, porque leí tantos libros buenos y recomendables que me cuesta mucho escoger uno.
Me acerqué a la obra del recientemente fallecido Rafael Chirbes, concretamente con Crematorio, una novela considerada la gran obra de la crisis de nuestro país, en la que pululan personajes como esos que mucho tuvieron que ver con el surgimiento de la propia crisis. Pero, aun siendo una novela muy recomendable, no me parece lo mejor que leí.
El último libro que terminé es una novela que es imperdonable que no hubiese leído antes, La ola, de Todd Strasser (con el pseudónimo de Morton Rhue), la novela en la que se basa la película que tantas veces he recomendado a quien quiso escucharme, en la que se cuenta en forma de relato el experimento que, en los años sesenta, llevó a cabo el profesor de Historia Ron Jones. Sin embargo, aunque es un libro que creo que todo el mundo debería leer, y además es muy fácil hacerlo (a mí me duró solo tres días), y también sobre el que todo el mundo debería reflexionar, no me parece lo mejor de este año.
Así que, de entre todo lo que me leí, creo que el reconocimiento como mi Libro del Año 2015 se lo voy a conceder a la Guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams, un divertidísimo y corto libro de ciencia ficción que inicia una saga delirante de cinco libros que se leen con mucha facilidad (no creo que nadie con un mínimo hábito lector necesite más de dos semanas para leerse los cinco libritos que la forman). Se trata de un texto divertido que os puede hacer reíros a carcajadas con las historias de Arthur Dent y sus compañeros de aventuras a través del Universo.
Lo dicho, que este año el libro que más os recomiendo es la Guía del autoestopista galáctico.

lunes, diciembre 28, 2015

El Informe Petras

Muy buenas, camaradas:
¿Alguna vez habéis oído hablar del llamado Informe Petras? Yo tampoco hasta que escuché a Julio Anguita referirse a él hace algunos meses. Este informe, que puede localizarse fácilmente mediante una sencilla búsqueda en Google, fue encargado por el CSIC a James Petras durante el Gobierno de Felipe González para estudiar el modo en el que las reformas gubernamentales habían afectado al mercado de trabajo. Finalmente, el informe no fue publicado por el CSIC, que se desentendió de él, y fue publicado en 1996 en la desaparecida revista Ajoblanco.
En este texto se detalla el proceso de modernización de la economía española que tuvo lugar durante el Gobierno socialista, proceso que se desarrolló a través de tres estrategias, que fueron la liberalización de la economía, la inserción de España en la estructura económica internacional a través de su integración en la Comunidad Europea, y la configuración de un nuevo “régimen regulador” en la economía.
Sin embargo, también se nos explica en él la creciente brecha entre los trabajadores que empezaron su vida laboral entre los años sesenta y setenta, es decir, en un momento de expansión económica, y los más jóvenes, que se unieron al mercado laboral en los ochenta y en los primeros noventa. Frente a los primeros, que consiguieron empleos estables y con unos ingresos bastante aceptables, y que desarrollaron una cohesión social muy profunda, los más jóvenes se encuentran con trabajos inestables, precarios y con sueldos bajos, y todo ello les lleva a un falta de perspectivas que se traduce en una escasa cohesión con los compañeros de unos trabajos que, probablemente, no conservarán mucho tiempo, lo que hace que la sociabilidad ya no se lleve a cabo con los compañeros de trabajo, sino con unos amigos del barrio que poco o nada tienen que ver con la gente del “curro”.
Es decir, que en este texto se nos habla de una generación joven que tiene muchas posibilidades de vivir peor que sus padres.
Pero lo grave es que el Informe Petras no se escribió ahora, sino hace alrededor de veinte años, lo que significa que su autor no solo supo ver lo que estaba pasando en ese momento, sino que explicó muy bien una situación que todavía hoy continúa vigente, desarrollándose y empeorando por momentos.
¿A que ahora todos entendemos por qué ese texto no se publicó en su momento?

sábado, diciembre 26, 2015

Un testimonio interesante

Hola otra vez:
Hace algunos meses tuve la oportunidad de ver Remine, el documental sobre las movilizaciones mineras que hubo allá por el año 2012 en nuestro país. Y desde entonces llevo reflexionando profundamente por el mensaje que se nos transmite con ese rato de película.
Por un lado, desde el punto de vista técnico se trata de un documental en el que se hace uso de un recurso muy poco habitual: se prescinde de la voz en off para no dirigir las conclusiones del espectador. Eso nos permite también escuchar la voz de los protagonistas de la historia sin intermediarios, escuchando su testimonio directamente sin filtro alguno. 
Pero por otro lado, el mensaje está muy claro: se nos habla de lucha, sí, pero también de compromiso, de compromiso con la realidad de unas comarcas y de una región consciente del peso que la minería ha tenido en su Historia. Se nos habla de dignidad, la de quienes no quieren renunciar a lo que (consideran que) es suyo. Se nos habla también de la camaradería entre los trabajadores, y además del valor de la lucha a la hora de hacer que sus reivindicaciones sean escuchadas. La verdad, viéndolo pensaba que las cosas serían muy diferentes si todos los gremios estuvieran igual de unidos y de cohesionados como los mineros.
Al margen de que estemos de acuerdo o no con lo que esos mineros reclamaban, independientemente de que consideremos que tienen razón o que están equivocados, fueron un ejemplo de lucha, y solo por eso vale la pena que nos paremos a reflexionar sobre lo que hicieron.
Y para hacerlo, Remine puede ser un buen punto de partida.

jueves, diciembre 24, 2015

¿Y ahora qué?

Hola a todo el mundo, y felices fiestas.
Como sabéis, el pasado domingo hubo elecciones generales en nuestro país, y en ellas, a pesar de todo el mal que han hecho en estos últimos cuatro años, el partido más votado fue el Partido Popular. Sin embargo, al contrario de lo que proclaman, no fueron votados por la mayoría de los españoles, como se ven en el hecho de que no obtuvieran mayoría absoluta. La mayoría de los españoles optaron por unas opciones muy diferentes, tanto del PP como entre sí.
La segunda fuerza en escaños, pero no en votos, fue el Partido Socialista, un PSOE que cada vez más parece en proceso de desmembramiento, con un líder, Pedro Sánchez, cuestionado y con un carisma muy escaso, lo que se traduce en una creciente pérdida de apoyo de los ciudadanos.
El segundo partido en votos y tercero en escaños es Podemos, al que el desmesurado ego de su líder, Pablo Iglesias, jugó una mala pasada, al impedirle pactar con Izquierda Unida y poder asumir su millón de votos. Ahora, estemos atentos para ver de qué manera continúa su labor.
Al contrario de lo que anunciaban las encuestas, Ciudadanos se quedó como cuarta fuerza política, con muchos menos votos y escaños de los que (ellos mismos) se esperaban. Así, su líder, Albert Ribera, ya no puede presentarse como la figura imprescindible que quería, pero aún así, sigue apareciendo como lo que yo ya me esperaba, un adalid del continuismo en lugar de alguien llamado a liderar el cambio.
Por último, la ley electoral sirvió para que UPyD quedase fuera del Parlamento y que Izquierda Unida, con casi un millón de votos, se quedara con tan solo dos escaños.
Lo que llega ahora es un momento de incertidumbre, porque para gobernar, el PP necesita unos apoyos que difícilmente va a conseguir después de la política que ha desarrollado durante esta última legislatura. Por su parte, el resto de partidos no parece que puedan pactar entre sí debido a las grandes diferencias que hay entre ellos.
Sin embargo, a pesar de todo eso, yo creo que sería deseable un Gobierno de coalición de dos o más partidos, igual que en otros países de Europa, porque eso supondría que estarían representando a un número mayor de ciudadanos. Si en otros países se puede hacer, ¿por qué aquí no?

martes, diciembre 15, 2015

Que no nos engañen

Hola a todo el mundo:
Estamos en un momento muy delicado, en plena campaña electoral y con todos los partidos, los tradicionales y los emergentes, peleando por convencernos de que son los mejores y, sobre todo, de que van a ser los mejores si ganan las próximas elecciones.
Sin embargo, yo ahora me encuentro en un momento en el que no sé ni remotamente a quién puedo votar, pero, como sí tengo a quién no voy a votar, me gustaría recordar algunas cosas que nos han hecho nuestro amigo Rajoy y sus chicos durante los últimos cuatro años, para que a nadie les engañe su retórica mentirosa e interesada.
Llegaron hablando de una “herencia recibida” que nunca ha desparecido de su discurso, refiriéndose hasta el hastío a unos datos del déficit que, si bien eran ciertos, eran no solo culpa del Gobierno anterior, porque buena parte del déficit se debía al déficit de las Comunidades Autónomas, la mayoría de ellas gobernadas por el PP.
Siguieron aprobando una reforma laboral que ha abaratado el despido, precarizado el empleo que se mantiene y que ha institucionalizado la desigualdad y la aparición de trabajadores pobres.
Han llevado a cabo unos recortes salvajes en servicios básicos como Sanidad, Educación o Dependencia, amparándose en la necesidad de austeridad. Se les olvida que hay muchas otras partidas presupuestarias de las que se podría haber recortado (coches oficiales, sueldos de altos cargos y de asesores de confianza, Senado, Diputaciones provinciales…) sin poner en riesgo ni la vida ni el futuro de la ciudadanía.
Han subido el IVA, lo que ha afectado al consumo y, lógicamente, a los ingresos del Estado en forma de impuestos. Por no hablar, claro, de las consecuencias para las empresas de todo tipo que han visto reducidos sus beneficios por la reducción de las ventas debidas a ese incremento del IVA.
Han aprobado la llamada Ley Mordaza, con la que se está poniendo límites a una serie de libertades, empezando por la libertad de expresión, algo que no debería ni siquiera plantearse en un país democrático. Y también aprobaron una ley educativa, la LOMCE (también llamada “Ley Wert”), que seguramente será considerada la ley más dañina para la educación de este país, y cuyas consecuencias pagaremos durante mucho tiempo.
Desde un punto de vista menos inmediato, han dejado de cumplir la Ley de Memoria Histórica (un Gobierno saltándose la ley, ¿os parece normal?), y encima lo hacen diciendo que “no hay que abrir viejas heridas”, dando por hecho que las heridas de quienes no han podido enterrar a sus muertos están cerradas.
Todas estas cosas se me ocurren sin pensar, sin ni siquiera intentar hacer un texto completo con todos los desmanes llevados a cabo por Rajoy y sus secuaces. Sin embargo, creo que es suficiente para concluir que el suyo no ha sido un buen Gobierno.
Puedo aceptar que digamos que Zapatero fue un mal gobernante, sobre todo durante su segunda legislatura. Pero Rajoy no es malo: es directamente destructivo. Su Gobierno va a ser recordado como el que destrozó el Estado del bienestar en España.
Y por eso, cuando el domingo vayáis a votar, recordad todo esto. Por nuestro bien.
Que no nos engañen con sus mentiras.

viernes, diciembre 11, 2015

Qué diferencia

Supongo que sabréis que el domingo en Venezuela las elecciones las ganó la oposición. Claro que lo sabéis, aunque solo sea porque desde entonces los medios de comunicación nos están bombardeando con ello, con el fin del chavismo y del legado de Chávez. Incluso el lunes pudimos escuchar a nuestro Ministro de Asuntos Exteriores hablar del tema en los informativos y tertulias, diciendo que era el fin de un régimen que había sacado adelante todas sus iniciativas sin contar con la oposición gracias a su control de las asambleas (por cierto, ¿a qué me recuerda eso?).
Sin embargo, se habla mucho menos del increíble y preocupante ascenso de la ultraderecha en la primera vuelta de las elecciones regionales en Francia, que nos queda más cerca y, como miembros que son también de la Unión Europea, nos puede afectar más.
Me resulta muy llamativo ese diferente tratamiento de la noticia. Tan importante me parece una como otra, me parecen igual de trascendentes, pero, sin embargo, creo que es mucho más cercano para nosotros y que debería preocuparnos más lo que pasa en nuestro país vecino, y precisamente por eso creo que se debería tratar de forma equiparable. Pero, sin embargo, en los medios no parecen opinar igual.
Por cierto, el domingo encontré en Twitter un mapa en el que se muestra como en muchos de los lugares en los que el partido de Marine Le Pen creció hay también elevadas tasas de desigualdad. ¿Acaso alguien todavía duda de que puede haber una relación?

miércoles, diciembre 09, 2015

En plena campaña

Hola a todo el mundo:
Como bien sabéis, estamos en plena campaña electoral, y por eso la noche del pasado lunes tuvimos un debate que nos quisieron vender como decisivo, pero que, desde mi punto de vista, no lo fue tanto, no solo por las importantes ausencias, como por el hecho de que los candidatos (y quien no lo era), hablaban sobre todo para los que ya están convencidos de votarles.
Sin embargo, es agradable ver que los políticos se acuerdan de dar ideas y de proponer medidas, porque hasta este momento estaba dando la sensación de que se les había olvidado hacerlo. Sí, porque parecían más preocupados por aparecer como cercanos, enrollados y campechanos, para buscar no el voto racional y consciente de ciudadanos que valorasen las propuestas, sino el voto de quien busca votar solo al más guapo o al más majo. Y así vimos a nuestros políticos cocinando con Bertín Osborne, cantando y bailando con Pablo Motos, comentando el fútbol en la radio, o “jugándose la vida” con Jesús Calleja.
La verdad, a veces creo que la política es cada vez más un espectáculo cercano a un concurso de talentos más que la acción de intentar conseguir que los ciudadanos voten a personas que van a tener que tomar decisiones de calado de manera consciente. Y precisamente por eso, los mensajes electorales parecen pasar a segundo plano, dejando el primero para los chascarrillos y la cercanía, buscando convencer no con argumentos, sino con esa misma cercanía.
Qué pena, ¿verdad?

jueves, diciembre 03, 2015

Bankeros y vampiros

Acabo de terminar un libro de cuya presentación os hablé hace varias semanas, Bankia confidencial. Crónica secreta del auge y caída de Bankia, escrito por el periodista Nicolás Menéndez Sarriés, antiguo compañero mío del instituto.
En este libro, escrito con un estilo claro, conciso y didáctico, Nico nos cuenta la Historia de Caja Madrid y el proceso que sufrió a lo largo de más de un siglo, desde que era solo una entidad de carácter casi asitencial hasta convertirse en una de las principales entidades financieras del país, y como se produjo su “caída” y posterior rescate después de varios años de dirigentes más preocupados por sus nóminas que por la gestión eficiente de la entidad.
Una cosa que es de agradecer, y más en tiempos de crispación como los actuales, es que el autor no busca tomar partido, sino que se limita a exponer los hechos, dejando que seamos los lectores los que formemos nuestras propias opiniones, sin intentar orientarlas en un sentido u otro.
Por eso os recomiendo que, si tenéis oportunidad, echéis mano de este texto, que os ayudará a entender no solo lo que sucedió con Bankia, sino también como funcionan las entidades financieras sin dejarnos llevar por los prejuicios más habituales cuando se tratan estos temas.
Hacedme caso: vale la pena.

martes, diciembre 01, 2015

Prejuicios

Desde hace algún tiempo vengo teniendo claro que la gente, en general, se deja llevar por los prejuicios, y eso es algo de lo que se aprovechan medios de comunicación y periodistas sin escrúpulos, que se limitan a abundar en los prejuicios, alimentándolos, y permitiendo que esa misma gente deje el sentido crítico de lado. Os voy a poner un ejemplo:
Hace algunos días, la semana pasada ya, leí un artículo en la web del diario ABC en el que se decía que los docentes españoles no quieren evaluaciones externas ni que se vincule el sueldo a los resultados de los estudiantes. Sin embargo, lo que más me molestó no fue el propio mensaje subyacente en la noticia de los malos que son los profes de la pública (después de todo, yo ya sabía la línea editorial del periódico antes de arriesgarme a leer esa noticia de buena mañana), sino que, en los comentarios, podíamos ver como muchos lectores habían aceptado e interiorizado ese mensaje.
En esos comentarios se repetían las ideas típicas de estos debates: que si los profes de la pública son unos privilegiados con mucho sueldo, muchas vacaciones y poco trabajo, que si no quieren evaluaciones externas es porque no quieren perder privilegios… En fin, lo de siempre.
Y en todos esos comentarios se veían, en primer lugar, un enorme desconocimiento de lo que es el trabajo de un docente (por cierto, invito a cualquiera a acompañarme en mi día a día para que lo conozca de primera mano), que, por supuesto, no se limita a “solo” dar las clases, sino que tiene mucho más. En segundo lugar, se olvida o se desconoce el hecho de que los docentes están sometidos a inspecciones periódicas y también obligados a realizar cursos de formación continua para poder acceder a incentivos salariales (que no en forma de ascensos laborales, que no existen).
Pero por encima de todo esto, lo que más me molestó fue lo del que se quejaba de que, por lo mal que realizan su trabajo los profesores, cada vez hay más “burros con título”. Y entonces me hice la siguiente pregunta:
¿Es que esta buena persona no se da cuenta de que una de las cosas que los docentes no quieren es vincular su sueldo a los resultados del alumnado? ¿Y no comprende que llevar a cabo esa vinculación fomentaría el que se aprobase a gente con notas altas solo para que los (malos) profesores ganaran más, haciendo que, de verdad, hubiera más “burros con título?
¿O es que el prejuicio contra los profesores (en este caso, en otros será contra cualquier otro colectivo al que ataque el Gobierno del PP) no les deja razonar por sí mismos?

miércoles, noviembre 25, 2015

Viaje hacia las tierras salvajes

Después de algún tiempo sin escribir, vuelvo a acercarme a este rincón de la blogosfera para hablaros de una película que vi el otro día en el Festival de Cine de Gijón, dentro de su ciclo “Enfants terribles”, en el que se programan películas orientadas al público juvenil.
Se trata de una peli norteamericana del año 2014 titulada All the wilderness, escrita y dirigida por Michael Johnson y protagonizada por el joven Kodi Smith-McPhee. Esta película nos cuenta la historia de James, un chaval de mucho talento para el dibujo, pero de personalidad depresiva e incluso atormentada, que pasa los días dibujando animales muertos, escuchando música clásica, especialmente de Chopin, y leyendo poesía, con esporádicas visitas al psicólogo. Sin embargo, su vida cambia gracias a dos encuentros: por un lado el que tiene con una chica de la que se enamora, y por otro el que tiene con un chaval de mucho talento para la música que le introduce en la noche, mostrándole un mundo totalmente desconocido para él.
A partir de este momento, James va conociendo el amor, la amistad, los celos… y también se va conociendo a sí mismo y enfrentándose a aquello que le atormenta. 


La película, de duración muy ajustada (solo 76 minutos) aunque de ritmo algo lento para el público al que se dirige, tiene un trasfondo mucho mayor del que parece a simple vista, por la dicotomía entre el mundo “diurno” que James ya conocía, y el mundo de la vida nocturna que conoce gracias a sus nuevos amigos, sirviéndonos en bandeja además la reflexión sobre el futuro que pueden tener (o no) esos nuevos amigos. Pero también nos deja un cierto desasosiego al darnos cuenta de la dura situación vital de James, aunque también esperanza al ver su toma de conciencia sobre su propia vida al llegar al final, que es además un final abierto que nos deja con la duda de qué habrá pasado después.
Además de todo esto, la dualidad entre los dos “mundos” en los que se mueve James se ve también gracias al recurso de la música, ya que la banda sonora de la película, muy variada, sirve para subrayar las diferentes características de cada uno de esos “mundos”, con una música más pausada para las escenas “diurnas” y una más agresiva para las escenas “nocturnas”.
Tal vez no sea una película para todos los públicos, por la dureza implícita que tiene al narrarnos la vida de su protagonista, pero, pese a todo, a mí me pareció bastante recomendable.

domingo, noviembre 15, 2015

Es terrorismo

Hola a todo el mundo:
Una vez más, un hecho trágico nos obliga a pararnos a reflexionar sobre la realidad actual. Me refiero, como ya sabréis, a los atentados que sucedieron el pasado viernes en París.
Una vez más, la barbarie terrorista ha golpeado en Europa. Una vez más, el radicalismo y la sinrazón nos llevan a preguntarnos qué está pasando.
No debemos dejarnos llevar por llevar por las argumentaciones simplistas. La religión poco (o nada) tiene que ver con esto. La mayor parte de los atentados de DAESH no suceden en Europa, sino en los mismos países musulmanes, y la mayor parte de sus víctimas son musulmanas también. DAESH (el mal llamado “Estado Islámico") se sirve de una visión muy sesgada e incompleta del islam para buscar unos objetivos. La religión no es más que una excusa que les permite reclutar fácilmente a nuevos terroristas, apelando a argumentos más sencillos.
La religión no es el problema, el problema es que hay mala gente en todos los ámbitos, y a veces, la religión les sirve de excusa para hacer lo que quieren.
Por eso, no debemos ver esto como una lucha de religión, ni siquiera como un enfrentamiento entre culturas. No es más que terrorismo, es decir, delincuencia, y como tal debe ser tratado.
Eso es lo que nunca debemos perder de vista. 


miércoles, noviembre 11, 2015

Independencia

Hola a todo el mundo:
Como ya sabéis, el lunes el Parlamento de Cataluña dejó clara su intención de separarse del Estado Español, iniciando el proceso de “desconexión”. Y ahora tenemos tema único para los próximos meses.
Sí, porque todo esto solo va a servir para que, a menos de dos meses de las elecciones generales, no se hable de recortes, de paro o de corrupción, sino que solo se va a hablar de la posible independencia de una Comunidad Autónoma.
Entonces se abre un escenario bastante complejo, pero que bien pudiera ser más o menos así:
- Artur Mas y compañía inician un proceso que, con los plazos tan cortos que plantean y los apoyos tan escasos que tienen, es casi inviable. Así, Mas y sus socios se presentan como adalides de la independencia.
- Después, el Gobierno central inicia una serie de movimientos orientados a evitar la secesión, seguramente de carácter jurídico, lo que haría que Rajoy y sus secuaces aparezcan como los defensores de la unidad de España.
- Incluso puede que Mas terminase siendo juzgado (y hasta condenado) por una legislación española que ya no reconozcan, lo que lo convertiría en un mártir de la causa independentista.
Así, los dos líderes políticos, Rajoy y Mas, verían sus imágenes reforzadas ante sus votantes, lo que no haría sino hacerles ganar apoyos de cara a las elecciones generales, sin necesidad de hablar de empleo, de economía o de desigualdad, sino simple y llanamente apelando a argumentos de carácter emotivo como los propios de las causas nacionalistas.
Y si no pasa eso, pasará algo muy parecido.

viernes, octubre 23, 2015

Dentro del Agujero, para salir del Agujero

Este fin de semana, C. y yo nos acercamos a ver The Hole a Oviedo. Por si alguien no lo sabe, The Hole es un espectáculo en el que se mezclan el teatro, el cabaret burlesque y en algunos momentos, también el circo, todo ello aderezado con música, mucho humor, a veces irreverente, y altas dosis de provocación e incluso erotismo.
Pero sobre todo, es un espectáculo divertido, en el que sus dos horas de duración se nos pasan en un suspiro sin que tengamos necesidad de mirar el reloj más que durante el intermedio, y más bien por la impaciencia porque se reanude el espectáculo.
Desde luego, también os digo que el show no es para todo el mundo. El humor que, como dije antes, a veces es irreverente, aunque a nosotros nos entusiasmó, puede que haya personas a las que no les haga maldita gracia. Y los artistas (muy) ligeros de ropa pueden incomodar a determinadas personas, especialmente en las primeras filas que son, por supuesto, las que se van a encontrar con la interacción de los actores y actrices.


Cuando nos dimos cuenta, los nueve hombres y cinco mujeres del elenco, junto a Cristóbal (que no diré qué o quién es para no estropear la sorpresa a quienes vayáis a ver The Hole), estaban ofreciéndonos el último número y nos dejaban con ganas de más música, baile, provocación, humor y, en general, espectáculo.
Hay que verlo, pero recordad, lo que pasa en The Hole… se queda en The Hole.

jueves, octubre 22, 2015

Acercándonos a la banca

El otro día, me acerqué junto con una amiga a la presentación de un libro titulado Bankia confidencial. Crónica secreta del auge y caída de Bankia. Su autor es el periodista Nicolás Menéndez Sarriés, que estudió con nosotros en el instituto, y el acto lo presentaba Pedro Herrero, asesor político, que también fue nuestro compañero de instituto.
 En esta presentación, los dos se sirvieron de un tono cercano y directo, alejado de los formalismos y no exento de algunos momentos de carácter coloquial, lo que, unido a la forma en la que estaban situados ellos mismos durante la presentación, significó que fue algo muy diferente de lo que suele ser una presentación al uso.
A través del diálogo que mantuvieron y a través también de las respuestas que dieron a las preguntas del público, nos fueron desgranando las ideas principales del libro, ideas que en el texto se expresan con un estilo claro y casi didáctico. Este libro, fruto de los más de dos años de investigación en los que Nico buceó en la documentación sobre el banco, es una buena forma de conocer a través de un relato claro y conciso lo que llevó a, como dice el propio subtítulo del libro, al auge y caída de Bankia.
El libro todavía no lo he terminado, pero de momento me estoy encontrando con un texto que me está ayudando a entender mejor todo lo que pasó en estos últimos años en la cuarta entidad financiera de nuestro país. Cuando termine el libro, podré contaros más.

sábado, octubre 17, 2015

¡Qué poca vergüenza!

Supongo que habréis visto el vídeo con el que el Partido Popular nos pide que les votemos. No tiene desperdicio, ¿verdad?
Bueno, por si alguien todavía no lo ha visto, podéis verlo aquí:
Fuerte, ¿verdad? Sin embargo, a pesar de lo épico del vídeo,que encima puede que sea un plagio, a mí me parece que tiene varios errores, en concreto tres y bastante graves:
En primer lugar, que utilizan como protagonistas del vídeo a unos médicos, cuando el Gobierno del Partido Popular ha llevado a cabo unos recortes verdaderamente brutales y salvajes en Sanidad.
En segundo lugar, que dicen que la paciente está en estado crítico, y peor de lo que les habían dicho, y es cierto que cuando ellos llegaron al Gobierno el país estaba grave. Lo que se les olvida decir es que uno de los motivos de esa gravedad era el déficit del Estado, en el cual tuvieron buena parte de la responsabilidad las Comunidades Autónomas con déficit, la mayoría de las cuales estaban gobernadas, por cierto, por el Partido Popular.
Y en tercer lugar, que nos dicen que hay que seguir luchando. Y entonces ya me cabreo de verdad, porque nos lo están diciendo a nosotr@s, a los ciudadan@s que hemos luchado, seguimos luchando y sabemos que tendremos que seguir luchando en el futuro, mientras el Gobierno sigue recortando en Sanidad, en Educación o en Servicios Sociales.
Por todo eso, yo creo que lo que nuestros gobernantes tienen es muy poca vergüenza.
O directamente ninguna.

viernes, octubre 16, 2015

Violencia (in)justificada

Hola a todo el mundo:
Supongo que hace ya un par de semanas escucharíais la noticia de que unos directivos de Air France tuvieron que escapar corriendo (y uno de ellos sin camisa) porque los querían linchar después de decir que iban a despedir a dos mil novecientos trabajadores. Increíble, ¿verdad?
Evidentemente, no voy a justificar la violencia ejercida contra esos empresarios, porque la violencia no es justificable nunca ni bajo ningún concepto. Pero sí que creo que, en según qué circunstancias, puede entenderse por qué se llegó hasta ese extremo.
Porque desde que empezó la crisis, hemos visto como los empresarios han ido aumentando sus beneficios, mientras que a los trabajadores se les despedía o se les congelaba o reducía el sueldo. Y eso va dando lugar a mucho descontento.
Entonces, cuando unos directivos presumiblemente bien pagados y que quizá incluso han visto crecer sus sueldos en los últimos tiempos salen a decir que van a despedir a casi tres mil personas, con lo complicado que podría ser que muchos de ellos pudieran encontrar trabajo de nuevo, no es difícil entender que pueda surgir la desesperación entre esos trabajadores, y tampoco que esa desesperación pueda canalizarse a través de una violencia que, por supuesto, no es nunca justificable.
Pero sí que podemos entender por qué se produce.

jueves, octubre 01, 2015

El Capital, ayer y hoy

Hola a todo el mundo:
Finalmente el verano ha terminado, y con él, mi sana costumbre de no hablar de la realidad en este blog. Pero, para ir entrando en materia, ahora voy a comentar para vosotr@s el último libro que terminé, uno que me llevó bastante tiempo: El Capital.
Sí, me acabo de leer El Capital, cuyo primer tomo escribió Karl Marx (1818-1883) en solitario, y los otros dos, ya póstumos para él, fueron completados por su colaborador Engels. Y me lo leí, no solo por una cuestión meramente cultural, histórica o incluso política, sino porque estoy cansado de la gente que habla de él, para citarlo o para criticarlo, sin ni siquiera haberlo leído.
A lo largo de sus páginas, llenas de conceptos muy densos y de fórmulas muy complicadas, el autor hace una reflexión sobre la economía del siglo XIX muy atinada, dejando precisamente que sea eso, la economía, la que sirva para explicar la situación de los trabajadores a través de su crítica a economistas como Adam Smith o David Ricardo.
Así, el autor habla de dos cuestiones muy importantes: por un lado, la cuestión relativa a la explotación de la clase trabajadora, y por otro, la cuestión de definir el concepto de plusvalía, que sería el dinero que el trabajador produce con su trabajo y del que se apropia el empresario. Dicho en otras palabras, sería la materialización de un trabajo no pagado.
Este texto, denso y complejo, es algo que cualquiera mínimamente interesado en la economía debería leer, independientemente de que esté a favor o en contra de las posturas políticas de Marx, porque es una reflexión muy interesante sobre el hecho de que la economía sea tan determinante en la situación de los trabajadores y, por tanto, de toda la sociedad, no solo entonces, sino incluso hoy.
O sea, que es un libro que nos debe servir para reflexionar sobre la economía y su papel en la sociedad.
También en la sociedad actual.

miércoles, septiembre 23, 2015

¿Independencia o no?

Hola a todo el mundo:
Creo que no hace falta que diga cuál es el tema de esta semana: las elecciones al Gobierno de Cataluña, que se van a celebrar el próximo domingo, y que, como sabemos, hay quien quiere que sean un primer paso hacia la independencia. Pero creo que puede ser un buen momento para reflexionar sobre el hecho de que esto se esté planteando precisamente ahora.
De todo el mundo es sabido que en Cataluña siempre hubo una cultura muy particular, y que siempre ha existido el sentimiento nacionalista. Sin embargo, parece que este se ha exacerbado en los últimos tiempos. Y la pregunta puede ser por qué precisamente ahora.
Yo creo que el hecho de que las políticas del Gobierno catalán se diferencien tan poco de las políticas del Gobierno central ha sido determinante. Si los ciudadanos de Cataluña ven que las políticas de privatizaciones, recortes y austeridad mal entendida de Mas no se diferencian de forma neta de las de Rajoy, no se plantea una diferencia entre los dos partidos.
Sin embargo, si Mas y sus acólitos se envuelven en banderas y desarrollan una retórica basada en la idea de que España les roba y España les oprime, se deja de apelar a argumentos racionales y se apela a argumentos emotivos, lo que permite una manipulación mucho más fácil. Así es como se consigue que aumente el sentimiento independentista.
Pero a todo esto hay que sumar el hecho de que el Gobierno central no hace más que plantear respuestas muy agresivas en lugar de plantear argumentaciones racionales, lo que, paradójicamente, da la razón a los que dicen que España es la que oprime, ayudando a que ese sentimiento independentista se vea reforzado.

No obstante, a mí me parece que, si bien el deseo de independencia es perfectamente legítimo (no comparto su postura, pero me parece respetable que haya quien se quiera independizar), no se está canalizando bien, porque se podría haber planteado de manera transparente y honrada, permitiendo hacer un referéndum y, sobre todo, explicando las consecuencias de la independencia de forma clara y sin manipulaciones.
Que es justo lo que no se está haciendo.

El domingo, más (y, con un poco de suerte, mejor).

jueves, septiembre 17, 2015

Suave fue la noche

El otro día, como ya habéis podido leer en MetalCry, estuve en un concierto de Los Suaves, un grupo que ha sido parte de mi vida desde que era adolescente. Era la décima vez que los veía, y seguramente será la última, porque esta es su gira de despedida. Y, ahora que sé que nos los voy a poder ver más, sé que me va a faltar algo.
Porque desde que los escuché por primera vez, cuando tenía dieciséis o diecisiete años, con aquel disco titulado San Franciso Express que grabé en una cinta de casete y que me aprendí de memoria, siempre han sonado en casa. Con ese doble directo, el ¿Hay alguien ahí?, que también tenía en cinta, o con el disco que se llamaba Santa Compaña, que mis colegas me regalaron original también en casete. Luego llegó la primera vez que los vi, allá por 1998 en la plaza de toros de Oviedo, dentro de las fiestas de San Mateo, en un polémico concierto que fue comentado durante varios meses en las páginas de correspondencia de la revista Kerrang!, que yo leía entonces. Un año después, en el mismo sitio, volví a verlos, esta vez ya sin Gelo a la batería, aunque sí salió en una canción a hacer coros.
Luego vinieron conciertos buenos y malos, largos y cortos, desde un mini-concierto de cinco canciones en la FNAC cuando sacaron el recopilatorio Un paso atrás en el tiempo, a uno magnífico, creo que en 2003, en la playa de Poniente de Gijón, en plena Semana Grande de la ciudad.
También llegaron muchos cd’s a mi casa. Algunos antiguos, como el Malas Noticias, o todos aquellos que ya tenía en cinta, y otros que llegaron a mis manos a medida que el grupo los iba editando, como el Víspera de Todos los Santos, el propio Un paso atrás en el tiempo, o el Si yo fuera Dios.
Y, por último, el viernes pasado en las fiestas de San Mateo de Oviedo. Y creo que no podría haber sido una mejor despedida del grupo que ha puesto banda sonora a mi vida desde hace ya muchos años, porque todo fue especial desde el momento en el que me acerqué al mostrador de prensa a decir que era el de MetalCry y me dieron un pase de backstage. ¡¡Mi primer pase de backstage y es con Los Suaves!! Eso me permitió deambular por la zona mixta y meterme en el foso a hacer fotos. Encontrarme con Charlie y Fernando, hablar con ellos y fotografiarme con ellos.
Luego vino su actuación, con un repertorio impecable y una interpretación como yo había años que no veía en un concierto suyo. Y con invitados. Muchos invitados que hicieron de esa noche algo que todos los que estábamos allí recordaremos mucho tiempo.
¿Era una lágrima lo que me bajaba por la mejilla el viernes cuando sonó el último acorde de “La noche se muere”? Tal vez, la verdad es que no lo recuerdo bien. Pero si lo era, era lo menos que podía pasar al haber sido testigo de un concierto único.
Siempre Suaves…

jueves, septiembre 03, 2015

La Europa ciega

Hola a todo el mundo:
Después de las vacaciones, toca volver a la realidad, y toca volver a estar al día de lo que pasa en el mundo. Y estas semanas, las noticias más relevantes están relacionadas con toda la gran cantidad de solicitantes de asilo que están llegando a las costas europeas, sobre todo después de que la sobrecogedora imagen de Aylan, el niño que murió en la costa turca, nos hiciera ser conscientes, de golpe, de la tragedia que está teniendo lugar a las puertas de Europa. A las puertas de una Europa ciega y sorda a la realidad del mundo que le rodea.
Sin embargo, esta misma mañana vi en Facebook un comentario de una persona, una periodista con la que compartí clases y prácticas hace unos pocos años, que nos recordaba que el conflicto de Siria no es algo de anteayer, sino algo que lleva ya varios años desarrollándose. Y ella lo sabía bien, porque hace dos años estuvo trabajando en ACNUR.
Y mientras todo esto pasa delante de la entrada al Primer Mundo, la Unión Europea se enfrasca en debates sobre a cuántos refugiados hay que acoger, mientras que en Hungría, uno de los lugares de paso de esos refugiados hacia Alemania u otros lugares de la Europa más próspera, se engaña a estas personas y se las envía a campos de refugiados, sin que sepan cuándo podrán salir. Pero, recordemos, estamos hablando de un país que fue de los primeros en vivir el ascenso de la ultraderecha.
Entretanto, se nos olvida que esas personas (sí, son personas, no cifras de refugiados ni estadísticas de inmigración) en realidad vienen para escapar de situaciones de persecución política, de guerra… de miedo a perder lo (poco o mucho) que tienen. Como decía hoy un niño sirio en la tele, no quieren venir a Europa, lo que querrían sería quedarse en su tierra, pero en una tierra en paz.
Y, en este momento, me hago unas preguntas que todavía no he escuchado en ninguna de las tertulias de la tele o la radio, ni he leído en los periódicos ni en internet: ¿quién ha financiado y apoyado a los que se enfrentan en esa guerra de la que huyen esas personas? ¿Quiénes les han vendido las armas que están utilizando?
Yo no conozco la respuesta. ¿La conocéis vosotr@s?

jueves, agosto 20, 2015

Recorriendo La Mancha

Hola a todo el mundo:
Supongo que ya sabéis que este año se cumplen cuatrocientos de la publicación de la segunda parte de El Quijote, así que me pareció una excusa muy buena para volver a leerme esa obra que, como ya os conté en alguna otra ocasión, es mi libro favorito. Mi intención era terminarlo para el Día del Libro, pero una serie de compromisos laborales me impidieron leer todo lo que me hubiera gustado. Y luego, cuando por fin tuve vacaciones, decidí leerme otra vez la segunda parte apócrifa que escribió Avellaneda, para comparar. Así que hasta hoy no pude terminar de leer todo lo que tenía pensado y sentarme a escribir este texto.

Y sinceramente, sigo diciendo no solo que leer es uno de los mayores placeres que tenemos en esta vida, sino que leer Don Quijote de La Mancha es algo que hay que hacer (al menos) una vez en la vida. Y esto os lo dice alguien que se lo ha leído cuatro veces (y dos la falsa segunda parte). Así que yo creo que hay que leerlo…
Porque se trata de un libro maravillosamente escrito, en el que en clave de humor se hace una crítica no solo a las novelas de caballerías, sino a toda la sociedad de la época.
Porque nos presenta unos personajes, Don Quijote y Sancho, que, locuras de uno y simplicidades del otro aparte, dicen verdades como puños que siguen vigentes todavía hoy.
Porque nos hará reír a carcajadas en más de una ocasión.
Porque es una obra que nos cambia la vida.
Porque nos llenará de reflexiones interesantes.
Porque nos enseña que, muchas veces, es más interesante la fantasía que la realidad.
Y por muchas otras razones que, cada un@ tiene que encontrar al leerlo.

Y ya puestos, aprovechando que también me leí la segunda parte apócrifa, pues digo que, aunque vale la pena leerla para llevar a cabo la comparación, el texto de Cervantes es muy superior al de Avellaneda. No solo está mucho mejor escrito, con una prosa mucho más elegante y siendo capaz de desarrollar mejor los diálogos (por ejemplo, en los pasajes en los que Cervantes reproduce los muchos refranes que Sancho habría encadenado, Avellaneda se limita a decir cosas como “a partir de este momento, Sancho empezó a hablar diciendo una gran cantidad de refranes”), sino que, además caracteriza mucho mejor a los personajes.
En este caso, el ejemplo de Sancho es muy claro, porque el Sancho de Cervantes es inculto porque no ha podido estudiar, pero no es tonto, mientras que el de Avellaneda es un labrador tonto, incapaz de aprender y sucio, siendo esto último lo que más puede sorprender a quien conoce el personaje creado por Cervantes.

Y ahora, como cierre de este texto, me gustaría recordar lo que había escrito hace ya unos cuantos años, cuando dije que, al final de El Quijote, el que muere es Alonso Quijano, el honrado hidalgo manchego que, por fin, ha recuperado la cordura, pero no Don Quijote.
Y es que Don Quijote no puede morir.
Porque Don Quijote es fantasía.

lunes, agosto 17, 2015

Toros y tauromaquia

Hola a todo el mundo:
Estas últimas semanas hemos tenido la oportunidad de escuchar noticias muy diferentes, pero todas ellas de mucho calado. Por un lado, hemos podido escuchar aterradoras noticias sobre mal nacidos que mataban a sus antiguas parejas, dejándonos claro que todavía hay mucho que hacer en materia educativa para desterrar estas malas actividades. Por otro lado, hemos asistido con estupor al hecho de que un Ministro de nuestro Gobierno se haya reunido con un delincuente varias veces imputado, es decir, algo que en cualquier otro país habría supuesto la destitución del Ministro en cuestión, y, de paso, el cuestionamiento del propio Gobierno. Pero esto es España, y aquí nunca pasa nada.
Sin embargo, como bien sabéis, a mí no me gusta hablar de temas “serios” durante el verano, así que no voy a referirme a ninguna de estas cuestiones. Hoy prefiero hablar de cultura. O de algo así.
De todo@s l@s que me conocen es sabido que no me gusta el toreo. Un espectáculo que se basa en torturar y hacer sufrir a un animal no me parece divertido ni apropiado para nadie, y me cuesta mucho ver lo que pueda haber de de cultural o de artístico en él. Pero hasta ahora, yo nunca había recibido ataques por pensar así. Sin embargo, hace unas semanas, alguien muy cercano a mí, pero también muy amante de la llamada “fiesta nacional” me dijo que, tal vez, me “debería hacer mirar” mi falta de interés por los toros, ya que grandes intelectuales, como Hemingway, Picasso o Lorca, sí eran aficionados. Y eso me tocó las narices.
No solo por el hecho de que los ejemplos que me diera fueran lo bastante antiguos como para que fuera muy fácil decir que no es comparable porque “eran otros tiempos”, sino porque, por muy grandes intelectuales que fueran y por mucho que su obra pueda gustarme, eso no me obliga a pensar en todo como ellos.
Pero además, para venir a cabrearme más, no hago más que encontrarme con declaraciones de personas vinculadas al mundo del toro en las que atacan a los que no lo aceptamos, como el torero que nos despreciaba o el empresario de la plaza de Gijón, que decía que es peor para los niños un desfile de las fiestas del Orgullo Gay.
Todo eso, unido a las engañosas cifras del toreo y a otros datos que he ido conociendo últimamente, me lleva a concluir que el toreo no es más que un espectáculo que funciona solo gracias a las subvenciones públicas, y que cuando estas desaparezcan, desaparecerá con ellas, debido a la falta de interés y, sobre todo, a su total inviabilidad económica.
Y, desde mi punto de vista, lo único seguro es que si desaparece el toreo los que desparecerán con él serán los toreros, pero no los toros.

viernes, julio 31, 2015

Viva la República

Muy buenos y nublados días:
Puede que algun@ recuerde que hace un par de años os hablé de que había estado en la presentación del libro Conversaciones sobre la III República, de Julio Anguita en colaboración con Carmen Reina. Pues bien, hace algunos meses, el libro cayó en mis manos, aunque no tuve oportunidad de leerlo hasta ahora. Y me encontré con un texto lúcido, coherente y, por supuesto, a la altura de lo que esperamos cuando nos acercamos a algo escrito por Anguita. 

Se trata de un libro escrito con un estilo directo, claro y sencillo, en el que el autor nos explica con mucho rigor y también con algo de erudición qué deberíamos tener en cuenta, desde su punto de vista, para plantearnos la proclamación de una III República, de una República para el siglo XXI. 
Empieza Anguita hablándonos de las experiencias republicanas previas que ha habido en nuestro país, y también de como la idea republicana se mantuvo en épocas monárquicas. Sigue explicando los que, a su juicio, son los pilares sobre los que debería descansar la construcción de la República (respeto a los Derechos Humanos, Democracia, Paz, austeridad bien entendida, laicismo, federalismo y relaciones internacionales), para terminar explicando el modo en que cree que podría llevarse a cabo el proceso constituyente que diera lugar a la República.
El texto se completa además con la Declaración Universal de Derechos Humanos y con la Carta de la Tierra. 
Se trata, pues, de un libro muy interesante, en el que Anguita se presenta como un profundo conocedor de la Historia de nuestro país (como corresponde, por otro lado, al hecho de que es profesor de Historia), y también de la práctica política. Lejos de sectarismos, nos presenta una propuesta republicana factible, posible y en la que no hay lugar para el habitual error de creer que la opción republicana es una opción solo de izquierdas.
 Anguita se presenta, así, como el último verdadero estadista que nos queda en este país.

jueves, julio 16, 2015

Ciencia al alcance de todos

Hola a todo el mundo:
Las vacaciones son un buen momento para echar mano de todas esas lecturas que postergamos durante el resto del año, precisamente porque tenemos tiempo. Yo, que siempre estoy leyendo, ahora paso de estar leyendo uno o dos libros de cada vez a leerme tres o cuatro al mismo tiempo, siempre lo bastante diferentes entre sí como para que no se me mezclen los temas (o las tramas, en el caso de la ficción). Pues bien, acabo de leerme dos libros muy recomendables y muy interesantes: se titulan respectivamente La guerra de dos mundos y Einstein vs. Predator, y los escribió el profesor de Física de la Universidad de Oviedo Sergio L. Palacios.
“¿Qué hace este tío leyendo libros de un profe de Física?”, puede que se pregunte alguien. Pues los leo porque no son libros de Física al uso, sino unos libros muy interesantes sobre divulgación científica, y el profe en cuestión, activo bloguero y tuitero al que vale la pena seguir, la lleva a cabo usando una herramienta muy útil para ella: la diversión.
Así, al más puro estilo de los personajes de la serie The Big Bang Theory (con los que seguramente le habrán comparado más de una vez), se sirve de ejemplos tomados de los cómics de superhéroes y del cine y la literatura de ciencia-ficción, para demostrarnos que se pueden explicar cuestiones muy complicadas de forma muy sencilla, hasta conseguir que legos en la materia, como yo mismo, las comprendamos y, de paso, nos divirtamos aprendiendo cosas nuevas.
La ciencia no necesariamente aburrida, y con estos libros lo podemos comprobar.
Echadles mano, hacedme caso.
Feliz verano.

miércoles, julio 15, 2015

¿50 sombras de qué?

El otro día cometí un error. O una imprudencia. Cometí la imprudencia de ver la peli de 50 sombras de Grey. Y no me voy a atrever a decir que se trata de la peor película que he visto en mi vida, pero sí diré que es de lo peor que he visto en los últimos tiempos.
Como no me leí el libro en el que se basa no puedo saber si el hecho de que sea un bodrio se debe a que el libro lo es o es todo mérito de los guionistas y los actores. Pero sí sé que es una película mala hasta decir “basta”.
En primer lugar, tenemos a dos personajes tópicos pero sin embargo, a la vez, terriblemente mal construidos. La chica, la dulce, inexperta y virginal Anastasia a la que Christian Grey, un carismático millonario de oscuro pasado (y todavía más oscuro presente), introduce en un mundo nuevo para ella.
En segundo lugar, están los diálogos, tan mal escritos que dan vergüenza ajena. La frase que dice él, “Yo no hago el amor. Yo follo”, debería quedar entre las peores frases de la Historia del Cine. O, en general, toda la escena en la que negocian el “contrato”, que encima es insulsa y aburrida.
No conozco el mundo del sadomasoquismo, pero creo que puedo comprender a la perfección las quejas de los que sí lo conocen por la banalización que la peli (y el libro) suponen de un universo con sus propios códigos, símbolos y estructuras.
Y por último, tenemos el final de la película. Ay, el final… Siendo la primera parte de una trilogía, estaba claro que el final tenía que quedar abierto, eso lo sabemos todos. Pero claro, la pregunta es, ¿realmente Anastasia se esperaba que el final fuera distinto? A ver, que no es que yo sepa gran cosa de sado (mejor dicho, no sé nada), pero ya me imaginaba que las cosas iban a ir por los derroteros que fueron.
Que no. Que esta película no vale la pena como para que perdamos el tiempo en verla. Hay muchas grandes películas con las que pasar el rato (y muchas más no tan grandes pero que al menos nos entretienen) como para que perdamos nuestro tiempo con semejante bazofia audiovisual. Claro que, desde ese punto de vista, tampoco tiene mucho sentido que yo pierda mi tiempo escribiendo esta furibunda crítica, ¿no?
Pero bueno, prefiero avisar a mis lectores de que no se molesten en ver esta peli, que hay muchas más mucho más entretenidas y mejores.
Avisados estáis.

martes, julio 14, 2015

El libro de mi amigo

La semana pasada recibí un correo electrónico. Era de la familia de mi amigo Daniel Molina, que falleció el año pasado, para decirme que se acaba de publicar en un libro una parte de la tesis doctoral que estaba escribiendo en el momento de morir. Me preguntaban mi dirección para enviarme una copia. Dos días más tarde lo recibí por correo certificado, y ese mismo día lo empecé. Esta mañana lo terminé.
La lectura de ese texto, escrito con un estilo claro y directo, pero también tan riguroso como todo lo que él escribía, me hizo recordar los momentos que pasamos juntos, hablando de Historia, Literatura, Música o Cine en bares de Gijón o de Salamanca. Y hubo momentos en los que me daba la sensación de que volvía a escuchar su voz contando los pormenores de su tema de investigación.
Ya podréis leer una reseña de ese libro en el próximo número de Tiempo y Sociedad. De momento, sirva este texto como homenaje a un historiador cuyo tiempo se terminó demasiado pronto.

viernes, julio 03, 2015

La tragedia griega

Estos días no paramos de escuchar a todo el mundo opinar sobre la situación en Grecia, una situación muy mala que, además, puede llegar a poner en cuestión la misma supervivencia de la Unión Europea. Pero veamos en qué consisten los problemas de Grecia.


En primer lugar, el Gobierno conservador mintió en sus datos de déficit. Luego, el Gobierno socialista no pudo afrontar los pagos a sus acreedores, y ahora, el Gobierno de Syriza se muestra dispuesto a renegociar la deuda para que así sea posible que Grecia pueda pagarla. Que esto es importante recordarlo. Nadie en Grecia dice que no quieran pagar la deuda. Lo que piden es reestructurarla para poder pagarla, porque el mismo Fondo Monetario Internacional reconoce que la deuda griega es insostenible.
No sabemos qué puede pasar después del referéndum que se ha convocado en Grecia para preguntar a sus ciudadanos si quieren continuar con las políticas de austeridad marcadas desde Bruselas, que solo han servido para empobrecer más a esos mismos ciudadanos, o si se va a adoptar una postura independiente ante unas instituciones europeas a las que parece no importarles el sufrimiento que la austeridad ha causado a los ciudadanos.
Pero lo que sí sabemos es que la austeridad no ha servido de nada y que las políticas de la Eurozona han resultado ineficaces.
Por mucho que nos quieran convencer de lo contrario. 

Por cierto, un par de artículos interesantes, de dos premios Nobel de Economía, sobre el tema:
Uno de Paul Krugman

jueves, julio 02, 2015

¡¡Fuera mordazas!!

Ayer, día 1 de julio, no solo empezaron las vacaciones para muchos, sino que también tuvimos la oportunidad de estrenar una nueva ley, la Ley de Seguridad Ciudadana, también conocida como “Ley Mordaza”, que, como bien han hecho notar incluso en medios internacionales, nos pone a la altura de países dictatoriales. Qué bonito, ¿verdad?
Pero no todo el mundo está descontento por este nuevo recorte del Gobierno, en este caso de nuestros derechos, sino que anoche, algunos entusiastas de Rajoy y sus chicos consiguieron que el hastag #LeyMordazaSí fuera trending topic en Twitter. Sin embargo, al leer los textos que allí se compartían me di cuenta de que muchas personas parecen algo confusas. Aplauden la ley porque, según ellos, ahora estaremos protegidos contra el vandalismo y las agresiones, cosas que ya eran delito con la legislación anterior.
La pregunta puede ser por qué se legisla así y precisamente en este momento, y yo creo que puede deberse simplemente al miedo que el Gobierno tiene a cualquier voz discordante que no acepte sus triunfalistas mensajes. Claro, cuando no hacen más que decirnos que todo va maravillosamente bien, que estamos en deuda con Rajoy y que el Gobierno ha cumplido el 93% de su programa (supongo que se referirán a su programa oculto), no les debe de sentar bien que se diga que el mundo no es de color rosa.
A esta nueva ley yo le auguro muy poco recorrido, porque será derogada en cuanto el Gobierno cambie. Eso, claro, si el Tribunal Constitucional no la declara inconstitucional antes.
Feliz verano.

sábado, junio 20, 2015

El contexto es el contexto

Hola a todo el mundo:
Desde que los Gobiernos municipales han cambiado y el Partido Popular ha perdido gran cantidad de alcaldías sus miembros están un poco agresivos. Desde entonces llevan cuestionando la decisión de los ciudadanos de no votarlos y de dar su confianza a otros partidos, algunos de nuevo cuño. Y por eso estamos asistiendo a una especie de “caza de brujas” que busca desacreditar a los nuevos políticos frente a los “viejos”.
El caso que me parece más llamativo es el del concejal de Madrid Guillermo Zapata, cuyos textos en Twitter fueron sometidos a un escrutinio sistemático para buscar algunos que sirvieran para criticarlo. Sacando de contexto unos bastante desafortunados de 2011, se inició una campaña política y mediática de acoso y derribo que se saldó con su dimisión antes de haber ni siquiera empezado a desempeñar su labor política.
Por supuesto, sí quiero decir que sus tuits me parecen ofensivos, y también que, si desde su partido reclaman para otros la ejemplaridad, no me parece mal que haya dimitido por ellos, precisamente por esa misma ejemplaridad. Sin embargo, creo que sus tuits, a pesar de estar muy fuera de lugar y de ser bastante reprobables, no son peores que las declaraciones de muchos representantes de los “viejos” partidos, algunos de los cuales han obtenido mayores responsabilidades en los últimos tiempos.
En este caso creo que hay dos cuestiones que debemos tener en cuenta que me parecen muy destacables. En primer lugar, que la persecución a Guillermo Zapata y a su compañera desde la derecha no son sino una cortina de humo para que no se hable del hecho de que los dos jueces que van a juzgar el caso Gürtel son muy cercanos al Partido Popular. Y en segundo lugar, que estamos ante un caso flagrante de doble moral, en la que el PP ve los errores de sus adversarios y olvida los propios.
 O lo que es lo mismo: está dimitiendo gente por las cuentas en Twitter, y no por las cuentas en Suiza.
Yo, de momento, voy a ver si reviso mis tuits y entradas en este blog, no sea que algún día me meta en política y tenga algo que borrar…

viernes, junio 05, 2015

Ciencia contra creencias

Hola a todo el mundo:
Esta semana hemos podido escuchar muchas noticias de muy diverso calado, pero, sin embargo, la que más me ha llamado la atención es la del niño contagiado de difteria que está ingresado muy grave en el hospital Vall d’Hebrón (Barcelona). Y me llamó la atención porque se trata de un niño infectado por una enfermedad prácticamente erradicada, de la que no se había detectado ningún caso en nuestro país desde los años ochenta. ¿Y por qué no había habido caso hasta ahora? Pues porque existe la vacuna, una vacuna que, no obstante, no se le había administrado a este chaval. ¿Por qué? Pues porque sus padres consideraron que no hacen falta vacunas.
Ahora que el niño sigue grave, pero bajo un tratamiento que tuvo que venir desde Rusia en valija diplomática después de buscarlo sin éxito por varios países, determinados medios de comunicación aseguran que se ha reabierto eldebate entre los pro y los anti-vacunas. Y no es así. No hay debate alguno. Lo que hay es la dialéctica entre la ciencia y unas personas que, bien por desinformación o bien por ideología, no quieren aceptar el consenso científico. Un consenso científico que ha servido para que ciertas enfermedades, como la viruela, ya no sean un peligro para las personas.
No vacunar no debería ser una opción, porque no solo se está poniendo en riesgo la vida de los niños a los que no se les suministra la vacuna, sino porque también se puede poner en riesgo la vida de las personas de su entorno. Además, ante un caso como el que nos ocupa, hemos de recordar que, al tratarse de enfermedades de las que hace mucho tiempo que no se ha dado ningún caso, los médicos tendrán una experiencia escasa (o incluso nula) en lo que respecta a su tratamiento, lo que hará que sea más difícil responder ante ellas. Y por eso es más de agradecer la labor de los profesionales de la Sanidad pública de nuestro país, que pudieron reconocer y responder adecuadamente cuando era la primera vez que se enfrentaban a la enfermedad.
Desde mi punto de vista, no hay debate. Solo están la ciencia y las creencias.
Pero la única que puede salvar vidas es la ciencia.

Por cierto, aquí os dejo un vídeo muy divertido sobre este tema:

martes, junio 02, 2015

Manifestaciones y democracia

Hola a todo el mundo:
Como sabemos, el sábado hubo en Madrid una manifestación anti-Podemos, en la cual, además de gritar consignas delirantes azuzadas por las declaraciones de una Esperanza Aguirre cada vez más fuera de la realidad, también se agredió a periodistas que intentaban llevar a cabo su trabajo.
Esta manifestación se relaciona con las muchas que convocó el Partido Popular cuando todavía estaba en la oposición, como aquellas manifestaciones homófobas en las que, con la excusa de defender la familia, insultaban a los homosexuales. 
Siempre son los mismos. Los mismos que no aceptan que los electores puedan elegir a partidos diferentes a los de derechas. Los mismos que no aceptan que pueda haber formas de pensar diferentes a las suyas. Los mismos que lamentan que los derechos sean iguales para todos.
Pero ojo. Pese a todo, respeto a quienes realmente creen eso y lo expresan y defienden, siempre, claro, que lo hagan de manera pacífica. Todas las formas de pensar y todas las creencias me parecen respetables siempre que se defiendan con argumentos y siempre que no sirvan para justificar discriminaciones o violencia. 
Lo que me parece menos digno de respeto son todos esos que buscan aprovecharse de los que creen en esas cosas, bien para venderles determinadas cosas, o bien para manipularlos y convencerlos de que actúen de una manera o de otra.
Porque esos son los que, a la larga, pueden ser verdaderamente peligrosos. 

viernes, mayo 29, 2015

Días de resaca

Hola a todo el mundo:
Como todos sabemos, el domingo fueron las elecciones municipales y autonómicas, unas que resultaron muy reñidas y que muestran que la gente ya empieza a estar harta de las formas de gobernar de los partidos tradicionales. Por eso, ahora estamos de resaca electoral, y también en los verdaderos días de reflexión.
No cabe duda de que el Partido Popular ha sido el que ha sacado más votos, pero tampoco cabe duda de que su soberbia, sus corruptelas y sus formas en ocasiones casi mafiosas de gobernar les han pasado mucha factura, y también su sucia campaña electoral. Ahora se encuentran superados por unas circunstancias que no se esperaban y por una realidad que no alcanzan a entender, y por eso parece que compiten por ver quién dice la mayor tontería.
El ascenso de Podemos ha resultado sorprendente y van a ser determinantes en muchos lugares, y eso es así a pesar de las campañas llevadas a cabo por parte de los medios de comunicación, que nos querían convencer de que se estaban desinflando. Por lo mismo, Ciudadanos no han crecido tanto como nos querían hacer creer, y por eso, no tendrán tantas llaves como pensábamos al principio de la campaña. Por su parte, el PSOE se empieza a recuperar poco a poco, y UPyD e Izquierda Unida parecen condenados a desaparecer, aunque Izquierda Unida, al menos en lugares como Asturias, sigue teniendo cierta importancia.
Ahora se abre un momento de llevar a cabo pactos, con los que los partidos demostrarán si realmente les importan los ciudadanos o solo querían poder.
Se abren momentos de cambios y ahora los ciudadanos, y los políticos como representantes nuestros, debemos demostrar que estamos a la altura. 

domingo, mayo 24, 2015

Oscuridad

¿Alguna vez habéis sentido la oscuridad interior de una persona con solo hablar con ella? Esta es la pregunta que se hizo Rafa la mañana en que se le acercó en la parada del autobús un hombre que le preguntó qué bus debía coger para llegar al centro.
Era un hombre bien vestido, claramente estaba recién duchado, y hablaba con mucha educación. Sin embargo, algo en él hacía que Rafa se estremeciera y se pusiera a la defensiva. Era algo extraño y no sabía explicarlo, pero tanto era así que en cuanto respondió a su pregunta, Rafa se apresuró a consultar las redes sociales en su teléfono móvil, como queriendo indicar que no quería continuar con una conversación que le incomodaba profundamente.
Mientras descubría que ese día no había ningún trending topic en Twitter que pudiera servirle en su actividad, Rafa observó a una pareja que llegaba a la parada del autobús con una niña pequeña. Dos collarines rodeaban los cuellos de los padres y la niña se colgaba, juguetona, de los brazos de sus padres. El hombre los miró a los tres.
- ¿Habéis tenido un accidente? – preguntó.
Incómoda por la familiaridad del hombre, la mujer le respondió tímidamente que sí, mientras su marido miraba extrañado y la niña seguía intentando llamar la atención de sus padres.
- Yo tuve uno una vez – continuó el hombre.
Y a partir de ese momento, la oscuridad pareció cernirse sobre todas las personas que estaban en la parada de autobús, cuando el hombre explicó con detalle el punto de inflexión que había supuesto ese accidente, cuando el exceso de velocidad había sido la causa del accidente en el que había fallecido su familia.
Rafael, que, con la vista fija en la pantalla de su smartphone, no había dejado de escuchar ni una palabra, no pudo evitar preguntarse:
¿Se puede sentir la oscuridad de una persona con solo escuchar su voz?

viernes, mayo 22, 2015

Reflexiones electorales

Hola a tod@s:
Como sabemos, estamos en plena campaña electoral para las elecciones municipales y autonómicas, y todos los partidos están lanzando su artillería para conseguir nuestros votos. Sin ir más lejos, el otro día pudimos ver a Esperanza Aguirre, que se presenta a candidata a la Alcaldía de Madrid, disfrazarse de chulapa en las fiestas de San Isidro, o presentarnos a su perro. Pero claro, como sabemos todos, ella no es populista, los populistas son los demás.
Y el otro día, Aznar dijo que no quiere que "vuelva la izquierda", en una clara apología de la dictadura de partido único, sobre la que, sin embargo, nadie ha comentado casi nada. 
Por cierto, ya que hablamos del Partido Popular. Resulta que, al menos aquí en Asturias, la propaganda del partido que nos envían a casa no trae su logotipo en el sobre. ¿Será que se avergüenzan de ser populares? La verdad, con lo que están haciendo, razones no les faltarían.
También podemos escuchar a los mismos que durante los últimos cuatro años no han hecho nada, o que incluso han dicho que había que recortar los presupuestos públicos, prometernos obras faraónicas e iniciativas maravillosas para las que, oh sorpresa, ahora sí hay dinero.
Y también podemos escuchar a la nueva sensación de la política española, Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, que nos dice que viene a regenerar una política de la que habría que echar a todos los nacidos después de la proclamación de la Constitución (menos mal que entonces yo todavía no había nacido, porque si no, según su lógica, mis reflexiones no serían válidas…). Y precisamente, Albert Rivera y los suyos son los que más me preocupan ahora mismo. Como dijo uno de vosotros hace algunos días, "me huelen mal".
Porque si bien su discurso rupturista puede relacionarse con el de Podemos, el fondo que tienen es bien diferente, pues no deja de ser una actualización de las mismas premisas que presenta el Partido Popular, pero limitándose a cambiar las formas faltonas y desagradables de los populares por otras más cercanas a la ciudadanía, pero mandándonos el mismo mensaje. Si a eso le añadimos el hecho de que el propio Rivera y muchos de los miembros de Ciudadanos militaran anteriormente en el Partido Popular (cuando no en otros partidos todavía más a la derecha), pocas esperanzas tengo de que puedan presentar un mensaje netamente distinto del de Rajoy y compañía.