viernes, diciembre 30, 2011

Pues ya está claro

Muy buenas, colegas. Y feliz año, que mañana ya es la esperada Nochevieja.
Por si alguien tenía dudas, ya vamos poco a poco enterándonos de cuáles son los planes de los nuevos Gobiernos. Y de los no tan nuevos.
Sin ir más lejos, aquí en Gijón ya se está perfilando lo que va a ser el próximo verano en lo que a festejos y cultura se refiere.
La Semana Negra, esa polémica Semana Negra, única en nuestro entorno, que colocó a la ciudad en los circuitos culturales internacionales y que demuestra que la cultura y el ocio pueden (y deben) combinarse, se queda sin partida presupuestaria. Y, como decía un profesor que tuve en la Universidad (y de hecho, esta frase fue lo único que me enseñó), "lo que no está en los presupuestos, no existe". Dicho de otro modo: la Semana Negra casi seguro que pasará a mejor vida. Pero que nadie se preocupe, que la van a cambiar por el enésimo festival intercéltico de Asturias.
También comentaron que los conciertos de la Semana Grande tendrían que ser más baratos. Sí, MÁS BARATOS todavía, que últimamente no están trayendo a demasiada gente interesante. Además, van a quitar el escenario de la Plaza Mayor y trasladar el de Poniente al Náutico. O sea, que los conciertos volverán al lugar del que los echaron las quejas de los vecinos, sitio en el que, por cierto, caben varios miles de espectadores menos.
Luego, si Gijón pierde turismo en verano, se quejarán, por supuesto.
Y del Consejo de Ministros de hoy, prefiero no hablar, que mañana es Nochevieja y quiero llegar de buen humor.
Un abrazo y que nadie se atragante con las uvas.

lunes, diciembre 26, 2011

Cosas de la red

Muy buenas, queridos lectores, y felices fiestas.
Muchos os preguntareis por qué llevo tanto tiempo espaciando lo que escribo en este blog y mucho más retrasando lo que escribo para Suite 101. Pues las respuestas son muy sencillas:
En el caso de este blog, pues en principio fue por problemas con el ordenador y luego por falta de ideas.
En el caso de Suite 101, pues es algo más complicado, aunque al principio fue por lo mismo. Resulta que la sede central de Suite 101, que está en Canadá, decidió que a partir de ahora ya no resulta rentable tener a gente contratada en las sedes europeas (una para Francia, otra para Alemania y la última para España y América Latina), que se encargue de llevar a cabo la edición. Es decir, que desde hace justo diez días, la gente que estaba trabajando en esas oficinas se fueron a la calle, dejando las páginas "huérfanas", porque ya no hay nadie que se encargue del control de calidad, ni de darnos incentivos por escribir. O sea, que ahora, Suite 101 es otra página de blogs. Antes tenía que escribir diez textos cada tres meses, que era poco menos de uno por semana. Ahora sólo me exigen que escriba uno cada tres meses para que no pierda el acceso a mi cuenta. Supongo que yo escribiré algo más y resolveré la cuestión con un artículo al mes. A ver si esta semana escribo algo. Ese artículo mensual será mi buena acción del mes.
Total, que la crisis está fastidiando hasta las páginas de internet.
Pasadlo bien en Nochevieja.

martes, diciembre 20, 2011

El libro del año 2011

Muy buenas, queridos lectores:

Ya sé que os tengo imperdonablemente abandonados, pero este último mes tuve una enorme cantidad de complicaciones. A mis habituales movidas, que ya me hacen tener poco tiempo, se sumó una serie de problemas informáticos, que en principio yo achaqué a una mala conexión, pero que al final se relacionaban más bien con que mi ordenador necesitaba una buena puesta a punto. Pero ahora mismo, todo ha vuelto a la normalidad (o a lo más parecido a la normalidad que puede tener alguien como yo), y vuelvo a escribiros algo.

Como no me apetece andar con temas poco agradables, prefiero hablaros de una de mis sanas costumbres: La de elegir cada año el libro que más me gustó de todos los que pasaron por mis manos.

Este año, desgraciadamente, no leí tanto como me hubiera gustado. Resulta que era verdad eso de que para leer hace falta tiempo, y yo tuve poco. Pero con todo, conseguí echar mano de varias decenas de ellos. Algunos los leía por vez primera, como varios de Paul Auster, y alguno de Steinbeck o de Kafka, y otros los releí, pero en inglés, como El hobbit o El retrato de Dorian Gray.

De entre todos ellos, me ha costado mucho decidirme. Durante buena parte del año, decidí que el libro que más me había gustado era Las uvas de la ira, de Steinbeck, un libro duro sobre la supervivencia en épocas de crisis, muy apropiado, salvando las distancias, para la situación actual. Sin embargo, el otro día cayó en mis garras La metamorfosis, de Kafka, muy original, y corto, tanto que en un par de ratos muertos me lo terminé. Me encantó por la sencillez de la narración, que sirve para que una historia extraña y grotesca nos parezca lo más normal del mundo, y también por las distintas lecturas que se pueden extraer del relato.
Por eso, este año no tiene un ganador, sino dos: Las uvas de la ira y La metamorfosis.
Disfrutadlos.

Nuevo número de Tiempo y Sociedad

Aquí está el nuevo número de Tiempo y Sociedad en formato flash.
Espero que resulte interesante:

sábado, noviembre 26, 2011

Gafapasteando un poco

Hola a todo el mundo:
Aprovechando que parece que hoy la conexión vuelve a funcionar, voy a ver si os cuento qué fue lo que vi en esta edición del Festival de Cine de Gijón.
La primera peli que vi este año se titula Dos horas antes. Película española (asturiana para más señas) dirigida por Pablo Vara, que abunda en el tema de los viajes en el tiempo, con un planteamiento que me recordó mucho al de Los Cronocrímenes, de Nacho Vigalondo. La peli, de este mismo año, está rodada en blanco y negro, y se nota que además se hizo con muchas ganas. Sin embargo, como dijo una de mis acompañantes, da la sensación de que le falta una pulida. Algunos movimientos de cámara no parecían ser los más acertados y, sobre todo al principio, los diálogos parecían un tanto forzados, como si estuvieran poco ensayados. Si hubieran podido dedicarle más tiempo, hubiera quedado genial, y es una pena que una película que parte de una idea tan buena quede deslucida por esas cuestiones.
La segunda película es The future, de Miranda July (ficha en IMDB). Original película que nos muestra la aburrida vida de Jason y Sophie (interpretada por la propia Miranda July) y cómo se la replantean desde el momento en el que toman la decisión de adoptar a un gato herido, que en un alarde de originalidad, es el narrador de la historia (también lo dobla Miranda). A partir del momento en el que toman esa decisión, deciden también que van a cambiar sus vidas y dejan sus trabajos para buscar lo que de verdad les apasiona. Tiene algunas escenas oníricas y surrealistas que dejarán a más de uno descolocado, pero pese a todo, es una peli muy interesante.
Nos vemos.

viernes, noviembre 25, 2011

Cambio de ciclo

Muy buenas a todo el mundo:

Estos días estoy teniendo muchos problemas con la conexión a internet, así que, además de no poder buscar toda la información que necesito, me encuentro con que tengo problemas para escribir aquí (y os debo todavía un texto sobre mi paso por el Festival de Cine), para escribir en Suite 101 (aunque, como os contaré con más calma en otro momento, es muy probable que me quede poco tiempo en esa página) y para hacer cosas en Tiempo y Sociedad. Pero bueno, vamos a hablar de lo importante, que hoy es comentar el resultado de las últimas elecciones generales.

En primer lugar, todos sabemos que, como esperábamos, el nuevo Presidente del Gobierno va a ser Mariano Rajoy. Esta noticia, por esperada, no merece más comentarios.

Sí que me parece destacable el descalabro del PSOE, pero que, si nos fijamos en los datos, responde menos a un crecimiento del Partido Popular que a una pérdida de votos del PSOE, votos que se dispersaron entre Izquierda Unida (que subió mucho), partidos minoritarios, votos nulos o en blanco y abstenciones. Esto me lleva a concluir que ahora el Partido Socialista debe iniciar un proceso de autocrítica que sirva para comprender qué errores se cometieron y qué cambios de estrategia hay que hacer para volver a ser una alternativa de Gobierno. Y si nos damos cuenta de que muchos de los votos que habían recibido en 2008 ahora fueron a, entre otros, Izquierda Unida, igual habría que darse cuenta de que, entre esos cambios de estrategia que necesita el PSOE, podría encontrarse el asumir una política de izquierda.

Al final, en estas elecciones el Movimiento 15-M no tuvo el papel que nos hubiera gustado. Su aportación, en lugar de dar lugar a una verdadera alternativa social, sólo sirvió para atomizar el voto de izquierda, consolidando de manera indirecta al Partido Popular. En las elecciones del 22 de mayo no tuvieron tiempo de plantear una estrategia coordinada, pero en éstas sí hubieran tenido tiempo. Una compañera me decía hace un par de semanas que podían haber planteado un voto nulo colectivo, porque si aparecían un millón de papeletas en las que se leyera "Viva la madre que me parió" o algo así, se habría dado medida de su poder de convocatoria y se habría demostrado que no son cuatro gatos, sino un movimiento bien organizado y con mucho que decir.

Y sigo pensando que, si quieren ser escuchados, deberían entrar en el juego político, porque no pueden esperar cambiarlo todo desde fuera, confiando en que sus propuestas sean asumidas por algún partido. Tienen que ser ellos el partido. Y sabemos que serían nuestro partido.

Pero lo más interesante de estas elecciones es el enorme crecimiento de Amaiur, la nueva marca politica de un independentismo vasco, legal y alejado (de momento, aunque tenemos derecho a la esperanza) de las armas. Y es que era de esperar que un independentismo legal y pacífico obtuviera muchos apoyos, porque no todos los independentistas son terroristas, así que ese partido aglutina el voto de independentistas pacíficos igual que el de aquéllos que apoya(ría)n la lucha armada. Porque acabar con el terrorismo no es acabar con el independentismo, porque éste es una realidad que no podemos olvidar, que está ahí. E ilegalizando sus plataformas de expresión política sólo se conseguiría que muchas personas sintieran que el País Vasco está oprimido, y tal vez que muchas que apoyarían un independentismo pacífico optaran por soluciones más radicales.

El independentismo vasco es una realidad que debe ser tenida en cuenta, para intentar canalizarla dentro de los cauces de nuestro sistema político y legal. Y porque es una cuestión mucho más compleja de lo que parece, porque implica también hablar de Navarra (donde el independentismo es mucho menos importante) y del País Vasco francés, en el que el voto secesionista es muy minoritario y que implica también hablar de la sobería de otro Estado. Y ojo a una cosa: por muy minoritario que sea el voto independentista en el País Vasco francés, hay que tenerlo en cuenta, porque que en un país como Francia, en el que la identificación del ciudadano con el Estado es relativamente grande, haya votos independentistas, es digno de consideración.

Yo esperaba el nuevo Gobierno que saliera de las urnas supiera responder con verdadera talla política a esta nueva realidad, con un nacionalismo vasco independentista y pacífico en el Congreso de los Diputados. Pero Rajoy ya dijo que Amaiur va a ser la única formación politica representada en el Congreso con la que no se va a reunir. Y yo creo que esto es un error político de proporciones históricas, porque supone ningunear a los votantes de ese partido, que, aunque no se sientan españoles, son ciudadanos de este país con sus derechos, entre ellos el derecho a la representación política. Y porque además, supone aplicar la táctica del avestruz de esconder la cabeza ante los problemas. Y así no se llega a ninguna parte.

Nos vemos.

jueves, noviembre 17, 2011

Sin espera

Y yo que pensaba que iba a tener que esperar al lunes para ponerme de mal humor. Pues no, resulta que, como ya se ven ganadores, Rajoy y sus chicas ya están empezando a decir lo que van a hacer, para que nadie se equivoque y crea que podemos confiar en ellos.
Estos días escuchamos a María Dolores de Cospedal decir que, como van a tomar medidas impopulares, pues va a haber muchas movilizaciones cuando ellos gobiernen. Y de esas palabras se me ocurren varias lecturas. Igual es que gobernar no es tan sencillo como nos quieren hacer creer, o igual con cuatro respuestas fáciles no se soluciona la situación. Pero al decir eso, también nos dice que ellos harán lo que tienen que hacer y que los que protesten no son más que unos anti-españoles que no quieren que salgamos de la crisis. O tal vez, sólo tal vez, nos está avisando de que van a meter la tijera en nuestros derechos (educación, sanidad y servicios sociales, seguridad...) y que no nos va a gustar que lo hagan. O lo mismo es sólo que no son tan listos como quieren hacernos creer. No, imposible, eso no puede ser.
El mismo Rajoy dice que no espera que se cree empleo hasta 2015. Espera, ¿pero no eran ellos tan listos y lo iban a solucionar todo de un día para otro? ¿Entonces por qué para esto sí nos van a hacer esperar? ¿No será que no lo saben todo?
Y para colmo, dice (en ese mismo artículo está) que la Ley de Dependencia no es viable. Toma ya, ahora a recortar por ese lado.
Dice que van a reformar la Ley del Aborto, a pesar de que con la que hay ahora, bajó el número de abortos. Será porque en la ley en vigor se hacía hincapié en la educación, y a más educación, más conocimiento de los medios anticonceptivos y, por tanto, MENOS abortos. Pero claro, ¿a quién le importan los datos cuando tenemos ideología?
No sé, colegas. Igual es que nuestros futuros gobernantes no van a ser todo lo perfectos que quieren que pensemos que son. Yo creo que no tienen tan claro lo que van a hacer, y tampoco me parece que sea tan sencillo que las cosas cambien con sólo cambiar el Gobierno. No creo que el PP sea la respuesta.
Eso sí. Lo que no puedo evitar es que me entren arcadas cada vez que pienso que van a derogar la Ley Antitabaco. Con lo bien que estábamos viviendo los no fumadores alejados de la dictadura del humo...
Por cierto, antes de que se me olvide: Por mucho que nos lo quieran vender como un momento histórico, no lo es. Que en un país democrático un partido político gane unas elecciones no es algo histórico. Histórico es que en Libia hayan quitado de en medio a Gadafi.
Que lo hay que explicar todo, leñe.

domingo, noviembre 06, 2011

También tenía que decirlo (reflexiones de campaña II)

Estimado Mariano:
Me vas a permitir que te tutee... Bueno, la explicación de por qué lo hago está en el texto de ayer.
Sé que, a menos que las cosas cambien mucho en las próximas dos semanas, tú vas a ser el próximo Presidente del Gobierno. Igual que sé que, a menos que pase algo enormemente raro, no lo vas a ser con mi voto. Y ésa es una de las primeras cosas que quiero que tengas en mente: Que tienes que gobernar para todos, no sólo para los que te votaron. Y recuerda otra cosa: Tú y yo sabemos que muchos de los votos que vas a recibir no van a ser votos por el PP, sino votos contra el PSOE.
Ya estoy mentalizado de que vas a ganar, y como además sé que eres de derechas y sé cómo os las gastáis, pues también me imagino por dónde van a ir tus medidas. Así que, de momento, me conformo con hacerte una petición un tanto simplona, pero que canaliza el sentir de muchas personas, no sólo el mío: No nos intentes vender la moto. No nos digas que tus medidas económicas van a ser diferentes de las de Zapatero cuando tú y yo sabemos que vas a hacer, igual que él lo está haciendo, lo que dicten Sarkozy y Merkel. No nos hables de austeridad cuando la austeridad es la responsable de que el crecimiento económico del Reino Unido esté estancado. Ni nos digas, tomándonos por idiotas, que vas a crear tres millones y medio de empleos como por arte de magia. Que no somos tontos.
Como lider que vas a ser tienes que recordar muchas cosas. Sacaste una oposición, así que doy por hecho que tienes cabeza para recordarlas, pero no está de más que alguien te ayude a no olvidarlas: Recuerda que hay personas que no pueden pagar una educación o una sanidad privadas, así que no fastidies ni recortes las públicas. Aunque, viendo lo que hacen tus amigos en las Comunidades donde gobiernan, no sé si puedo estar tranquilo. Y viendo lo que tú y tu compadre Aznar hicistéis, me da miedo que ahora quieras que la educación sólo sea obligatoria hasta los doce años (que en vuestra LOCE aparecía eso...), porque eso llevaría a tener ni-ni's mucho más jóvenes.
En 2008 nos hablabas de rebajar la edad penal a los doce años y de subir la edad mínima para abortar a los dieciocho. No sé si lo vuelves a tener en tu programa, pero las ganas de preguntar las sigo teniendo desde entonces: ¿con doce años se es lo bastante adulto como para asumir las responsabilidades de un delito, pero con dieciséis no se es lo suficente como para decidir si se quiere abortar? Bueno, supongo que esta pregunta, por incómoda, jamás tendrá respuesta.
Hazme un favor. Y si no a mí, que ya dije que no pensaba votarte, al menos a cualquier otro ciudadano que sí te vote. No quieras que la economía se base sólo en el ladrillo y luego te extrañes de que todo se vaya al garete si se hunde la construcción. Y en general, cuando tomes medidas, que no sean meros parches que solucionen la papeleta de manera inmediata, pero que no funcionen a largo plazo. Ten visión de futuro, que creo que es algo que todo gobernante debería tener.
Supongo que ahora no querrás hablar de lucha antiterrorista, lo cual es extraño, después de que en la primera legislatura de Zapatero, tú y tus colegas no dejasteis la (ton)teoría de la conspiración ni un momento. No nos hables de lucha antiterrorista después de lo que hiciste cuando fuiste Ministro del Interior y después de que Aznar nos hablara del "Movimiento Vasco de Liberación".
Haznos un favor a todos: Gobierna de manera constructiva, y si en algo no vas a poder hacerlo bien, mejor no lo toques. Por nuestro bien.
Atentamente:
Pablo.

sábado, noviembre 05, 2011

Tenía que decirlo (reflexiones de campaña I)

Estimado José Luis:
Me vas a permitir que te tutee. Y no lo hago porque quiera faltarte al respeto. Como sabes, o al menos deberías saber, se puede tutear a una persona a la que respeta y faltar al respeto a personas a las que tratamos de usted. Lo hago simplemente porque estoy seguro de que si estuviéramos cara a cara, tú me tutearías a mí, así que hago lo mismo.
Tal vez me recuerdes, y si no a mí, al menos a otr@s como yo: Somos los que te pusimos donde estás. Los que te dijimos "No nos falles" con la esperanza de que nos libraras de los malos recuerdos del Gobierno anterior. Los que pensamos que las medidas que tomaste en tu primera legislatura (el matrimonio homosexual, la Ley de Memoria Histórica...) nos acercaban un poco más a los países más desarrollados, e incluso defendimos esas medidas cuando veíamos cómo personas con más palabras que razón las criticaban.
Si nos recuerdas, es posible que te preguntes por qué ahora estamos tan desencantados con tus últimas actuaciones. En mi caso, no es tanto porque no supieras ver la crisis que se nos venía encima (después de todo, el mismo FMI tampoco la vio venir), pero sí porque tardaras en reaccionar a ella. Y porque cuando por fin lo hiciste, te faltara valor para explicar por qué hacías lo que hacías; igual no hubiera servido de nada, pero la explicación tal vez hubiera tranquilizado a los ciudadanos (entérate de una vez: es mejor que tranquilices a los ciudadanos que a los inversores), y entonces te hubieras encontrado con menos trabas.
Sé que ahora estás haciendo lo que te marcan desde Bruselas, igual que lo hará el que llegue a tu poltrona después del día 20. Pero no dejo de pensar que tal vez, la misma Unión Europea no tenga claro del todo el camino que quiere que sigamos.
Creo que tendrías que haber sido más valiente. Para decir por qué tomabas cada medida y en qué nos iba a beneficiar. O para explicar por qué no ibas a tomarla. O para tomar un camino distinto al que te marcan desde Europa. Para arriesgar (total, de perdidos, al río) con una alternativa verdaderamente de izquierdas. O simplemente, para intentar crear una economía no basada en el ladrillo, con una verdadera inversión en I+D.
Pero pensaste que plegándote a los requerimientos del mercado sería suficiente. Y ya ves que no lo es, que esos requerimientos te llevan a tomar medidas inmediatas que no aseguran la salida de la crisis a largo plazo. Y por eso sé que las cosas no van a cambiar por mucho que cambie el Gobierno, a no ser que el nuevo Presidente sea todo lo valiente que tú no has sido. Que lo dudo.
Tal vez fue ignorancia o falta de experiencia, o tal vez falta de dotes de liderazgo. Pero al final nos has fallado. Y has fallado doblemente a quienes te votamos, porque los que no lo hicieron nunca confiaron en ti y siempre pensaron que ibas a hacerlo mal. Pero nosotros sí confiamos en ti y esperamos que no metieras la pata en estas cuestiones tan delicadas. Y no puedo evitar sentirme un poco responsable, porque con mi voto ayudé a que estés ahí. Que todos los gobernantes tomen nota de esto: son responsables ante todos sus ciudadanos, pero doblemente ante sus electores, a los que hacen corresponsables de lo que hagan mal.
Y lo que más me fastidia es que además has quemado al que debía ser tu sucesor, a Rubalcaba, probablemente uno de los políticos más inteligentes que hay ahora mismo en este país, al que has privado de cualquier opción de ganar las próximas elecciones.
Puede que la Historia te absuelva. Este historiador que escribe, por lo menos de momento, no.
Atentamente:
Pablo.
Y para que nadie piense que me estoy volviendo de derechas, mañana escribiré un texto dedicado a Rajoy, que también le tengo ganas.

sábado, octubre 22, 2011

Un día histórico

Muy buenas a todo el mundo:

Estos días quería tomármelos de descanso en esto de escribir, porque ya tengo suficientes cosas entre manos como para ponerme a hacer más. Pero resulta que el pasado día 20 de este mes de octubre de 2011 fue un día histórico, pero histórico por partida doble.

Por un lado, ETA anunció que abandona la lucha armada. En este caso, creo que hay que ser cautos, no sólo porque no es la primera vez que ETA nos engaña con sus intenciones, sino porque no deja de ser un primer paso, y precisamente por eso, faltan muchos más. Falta que entreguen las armas, que se arrepientan, que pidan perdón a las víctimas y que los responsables de atentados cumplan sus condenas. Pero es un primer paso que nos puede llevar al destino que todos deseamos. Y aunque sea un primer paso y nos falten muchos más, tenemos derecho a la esperanza. Que ya era hora.

Por otro lado, en Libia Gadaffi ha terminado muerto. Y como digo siempre en estos casos, no creo que hay sido la mejor opción. Porque era un criminal y por eso debía ser juzgado. Porque debía ser consciente de todo el mal que había causado a su propio pueblo. Y porque al hacerlo así, se está dando carta de naturaleza a una manera de actuar en la que las turbas furiosas tienen más poder que las cortes judiciales. Lo que estaba pasando en Libia iba mucho más allá de lo que se había visto en el resto del Magreb, no era "sólo" una revolución, era una guerra civil con todas las letras, así que ahora, la muerte del dictador va a enconar todavía más el enfrentamiento entre sus partidarios y sus opositores. Y el riesgo de que el país quede destrozado por esa guerra civil o acabe controlado por Al-Qaeda, sobre todo ahora que la OTAN va a abandonar la misión allí este mismo mes, es demasiado grande. No sé lo que puede pasar, pero me temo que es muy posible que no sea tan bueno como muchos piensan.

En fin, que el día 20 de este mes será recordado por muchos, especialmente por los que nos dedicamos a esto de la Historia. Pero no sé si se recordará con el mismo cariño a los dos acontecimientos que pasaron.

Nos vemos.

sábado, octubre 08, 2011

Hay que ser mala persona

Hola a todo el mundo:

Últimamente no tengo mucho tiempo para escribir, pero no me olvido de vosotros. Lo que pasa es que estos días ando muy liado y ni siquiera tengo tiempo de mirar las noticias. Es que ni para indignarme tengo tiempo.

Y eso que motivos para indignarse los hay a patadas.

Sin ir más lejos, el otro día salió cierto político hablando de los supuestos "privilegios" de los profesores. Y como dejé dicho en Twitter, desde mi punto de vista, que un político tenga el cuajo de hablar de los "privilegios" de un colectivo de trabajadores debería ser denunciable.

Porque en este país, la política no es una actividad que exija conocimientos específicos o una formación previa. Pero la mayor parte de los trabajos sí. Cualquier indocumentado que se metió en política para ver si conseguía comer caliente puede ejercer cualquier cargo, y hasta lo hará bien si sabe rodearse de gente competente. Pero desempeñar cualquier otra actividad profesional, en este caso la de docente, exige conocimientos, preparación y entrega.

Y al hilo de esto, recuerdo la noticia de que en ciertas Comunidades Autónomas, para ahorrarse contratar a interinos, se está obligando a algunos profesores a enseñar cosas que no son de su especialidad, sino que son de "especialidades afines". Como el de esa profesora de Educación Física que tiene que dar Francés (¡¡¡¡!!!!). Sí, es verdad.

Volvemos a la misma idea. Dominar un tema concreto, en mi caso la Historia, la Geografía y la Historia del Arte, hasta el punto de saber enseñarlo, supone muchos años de formación. Ponerse, de un día para otro a enseñar cualquier otra cosa no es tan fácil.

Repito. Desempeñar con solvencia un trabajo no es igual que ser político. Un político puede ser hoy Concejal de cualquier cosa, la semana que viene Consejero de no se qué, y el mes que viene lo pueden nombrar Ministro de lo contrario y su único mérito será haberse sabido arrimar al mejor árbol. Pero esperar que un profesor que lleva años intentando controlar su tema pueda mañana mismo dar cosas sobra las que no tiene prepararación (y que tal vez no estudió desde que estaba en el instituto él mismo) es no tener ni idea de lo que es la Educación. O tener muy mala idea y ser mala persona.

Yo de mayor, quiero ser político. Pero igual soy demasiado honrado para eso.

Un abrazo.

viernes, septiembre 30, 2011

Número 5 de Tiempo y Sociedad

Hola a todos, queridos lectores:
Aquí os dejo el nuevo número de Tiempo y Sociedad en formato flash.
Espero que os parezca interesante.



La parte y el todo

Muy buenas, queridos lectores:
Desde mi humilde punto de vista, que comparto conmigo mismo y con mi mecanismo, un problema bastante grave que hay en nuestra sociedad es que en ocasiones se toma una parte de algo, y de su descripción se concluye que el todo es así. Es decir, que por un garbanzo negro, decidimos que todo el cocido es un asco. Pero también está claro que esto sólo se hace en ciertos casos, dependiendo de quién nos lo cuente. Veamos algunos ejemplos:
El chiflado terrorista que lió la que lió en Noruega tenía un manifiesto en internet en el que explicaba sus ideas (o su diarrea mental, como más os guste). Resulta que en nuestro país hay un medio de comunicación que comparte algunas de sus ideas. Sin embargo, nadie dijo que todos los periodistas de dicho medio sean terroristas ni que tengan problemas en su salud mental. Lógicamente, eso sería muy malintencionado y nadie en su sano juicio podría concluir tal cosa.
En segundo lugar, entre los voluntarios de la Jornada Mundial de la Juventud había un loco que pretendía poner una bomba. Y sin embargo, nadie dijo que todos fueran terroristas en potencia.
Pero mirad por dónde, resulta que porque en el 15-M hubo unos pocos que eran violentos, hemos tenido que escuchar que todos eran terroristas con entrenamiento en kale borroka o que todos eran potenciales golpistas.
¿Será que la mentira es patrimonio sólo de los de un lado? Por supuesto que no, que decir eso sería tomar la parte (los pocos que mienten) por el todo (todos los de ese lado), y en ese lado también hay muy buena gente.
Nos vemos.

sábado, septiembre 24, 2011

¿Cuántas veces van ya?

Muy buenas a tod@s:
Anoche, en plenas fiestas de San Mateo, en Oviedo, hubo una actuación de las que no me puedo perder. Tocaban Avalanch, y creo que ya es la sexta vez que los veo desde el verano de 2008, y siete, si contamos que ya los había visto allá por el año 2000. Pero mis acompañantes de anoche, Maite y el Garry, creo que los vieron siete y ocho veces cada uno desde el mismo concierto de julio del 2008. Así que, entre eso y lo cerca que estábamos del escenario, creo que Rionda y sus chicos ya nos reconocieron.
El cartel de la noche era anómalo, y ésa era una de las quejas de los artistas asturianos que participaron en las fiestas oventenses: que no les dieran promoción, que los hicieran compartir escenario con grupos de estilos muy dispares (como si Avalanch, Stormy Mondays o Dark laeMe fueran los teloneros de otros o, aún peor, actuaciones de relleno) y que se les obligara a aceptar unas condiciones de contratación draconianas. Y precisamente por eso, la mayor parte de la gente que estaba anoche en la Plaza de la Catedral no estaba allí para ver a Avalanch, sino a Carlos Jean, que se subió a las tablas después.
Pero bueno, centrémonos en lo que estábamos, que es hablar de lo que hicieron Ramón Lage, Alberto Rionda y compañía. 
Después de su concierto de enero, en el que tuvieron que lidiar con unas mezclas de sonido que no fueron las más acertadas y en el que se equivocaron con el orden de las canciones, tenía ganas de volver a verlos, para ver si me quitaba el sabor de boca de aquella vez. Y vaya si se me quitó.
Impuntualmente a las once y veinte o algo más, se subieron al escenario estos seis tíos para empezar su descarga con una potente "Aún respiro", para la que usaron pirotecnia y fuego real, y a la que siguieron "Otra vida" y "Delirios de grandeza". El sonido era bueno, los músicos estaban sonrientes y entregados y el público se sabía las canciones, y encima, por fin había dejado de llover. Esto va por buen camino.
Continúan con temas como "Hoy te vuelto a recordar" y "Ángel de la muerte". Se acuerdan por fin de su más reciente plástico y nos interpretan, seguidas, "El hombre solo", "El ladrón de sueños", y una espléndida "Mil motivos".
Pero nuestros amigos tenían muy poco tiempo para tocar, así que empezaron ya a tocar sus canciones más míticas, empezando por "Pies de barro", a la que siguió otro guiño a su pasado con "Xana" (como cada vez tengo menos lectores de fuera de Asturias, esta vez no voy a explicar lo que es una xana en la mitología asturiana, me remito a la crónica que enlacé en el primer párrafo), a la que siguieron "Alas de cristal", la genial "Lucero" y por último, como siempre, "Lágrimas negras", también con pirotecnia.
Probablemente los músicos no estaban de buen humor por el trato que habían recibido de la Sociedad de Festejos de Oviedo, pero eso no hizo que dejaran de entregarse, sino todo lo contrario: los seis fueron tan profesionales como siempre y lo dieron todo. Las canciones estaban bien elegidas y su orden también. La única pega fue que tuvieran tan poco tiempo para tocar (una hora y cuarto o por ahí), que obligó a que dejaran fuera del repertorio temas como "Papel roto", "¿Quién soy?" o algunas de su último disco que hubieran servido para que la actuación fuera redonda del todo.
Espero que la próxima vez ya tengan todo el tiempo que merecen. 
Nos vemos.

domingo, septiembre 18, 2011

Cosas de la justicia

Hola a tod@s:
Estas últimas semanas, el lío que tengo es muy grande, así que me encuentro con poco tiempo para escribir para vosotros. No obstante, hay un tema que no podía dejar pasar, aunque sólo diera lugar a un texto muy corto: El de la condena a Arnaldo Otegi. Y es que a este señor le han caído diez años por intentar reorganizar Batasuna.
A estas alturas, no creo que nadie piense que soy proetarra ni nada que se le parezca. Y sin embargo, en este caso ha habido alguna cosa que no entiendo y que me lleva a pensar que se trata de una condena no derivada de la aplicación estricta de la justicia, sino de una condena política.
Sí, porque Otegi no tiene delitos de sangre (o no los tiene desde un punto de vista literal, luego podríamos discutir si desde un punto de vista más amplio se puede considerar la posibilidad de que los tenga), y sin embargo le condenaron a diez años, que no es una condena precisamente suave. Y no estoy seguro de que en circunstancias similares, otra persona fuera condenada a la misma pena.
Como ya dije antes, creo que las ideas no matan, matan las personas que usan las ideas como excusa. Y que por eso hay que ser muy cuidadoso en estos casos. 
No sé de derecho, y no sé si una pena así es coherente con el delito del que se le acusa. A lo mejor sí, en cuyo caso este texto no tiene validez alguna. Sin embargo, se me ocurre una pregunta, sin ánimo de crear más polémica que la que se deriva de estos temas tan delicados: Si a él le condenan a diez años, ¿cuántos deberían ser la pena de Ortega Cano que sí mató a una persona?
Pensad en ello.
Un saludo.

viernes, septiembre 02, 2011

¿Quién trabaja menos?

Muy buenas, colegas:
Resulta que ayer me puse de muy mal humor. Una Presidenta de Comunidad Autónoma, ante la posibilidad de que los docentes de su autonomía se puedan poner en huelga para protestar por el aumento de dos horas de carga lectiva, dijo que la mayoría de los habitantes de la Comunidad trabajan más de veinte horas a la semana. Toma demagogia.
Sí, porque, aunque para la gente que no está metida en esto el trabajo de los profesores y maestros se limita única y exclusivamente a dar clase (las "horas lectivas"), en su trabajo hay muchas más labores. Podríamos pensar en las horas de tutoría con los grupos, o de atención a los padres. O podríamos hablar de las horas que se dedican a reuniones de Departamento, claustros, Juntas de Evaluación, reuniones con los orientadores, reuniones de tutores, guardias,... Todas estas actividades suponen bastantes horas más a la semana.
O esas horas de formación obligatoria, que se desarrollan por las tardes, cuando no los sábados.
Y luego, claro, queda comentar esas horas que, robadas al tiempo de ocio, hay que dedicar a corregir exámenes, trabajos y cuadernos, o a preparar las clases del día siguiente.
O sea, que pensar que el trabajo de un profesor se reduce sólo a dar clase es tan estúpido como pensar que el trabajo de un presentador de telediario se desarrolla sólo durante la media hora que duran los informativos. O que el de un político sólo consiste en estar delante de las cámaras.
Fijo que la mayor parte de los trabajadores de esa comunidad trabajan más de veinte horas a la semana, y entre ellos, los docentes. Luego podemos hablar de las horas semanales que trabajan ciertos políticos (¿seguro que todos trabajan cuarenta horas a la semana?).
Si a todo este despropósito le sumamos la reducción de interinos en esa Comunidad, nos encontramos con que va a haber menos trabajadores que tendrán que trabajar más horas. Luego nos dicen que van a crear empleo...
Lo que yo creo es que, en este momento de crisis, en lugar de buscar soluciones, hay quien ha decidido buscar culpables, o mejor dicho, unos chivos expiatorios que carguen con la culpa. Y unos trabajadores que tienen el puesto "asegurado" en tiempos de inestabilidad (y en el caso de los interinos, esto es, como hemos visto, más que discutible), son las perfectas víctimas propiciatorias a las que cargar con las culpas de la crisis.
El mensaje que subyace en las palabras de dicha Presidenta está más que claro: La culpa no es de los políticos o de su gestión, la culpa no es del sistema, ni de nada de eso. La culpa es de los docentes (y ya puestos, de todos los funcionarios, qué carajo), que son malos, vagos, maleantes e insolidarios. Y cuando se tiene un supuesto culpable, los ciudadanos dejan de cuestionar la gestión de los gobernantes y sólo critican a esos supuestos culpables. O sea, que la idea es manipular a los ciudadanos para ponerlos en contra de un colectivo concreto y que no piensen en nada más.
Y así se enfrenta a los ciudadanos contra unos funcionarios a los que ya se rebajó el sueldo.
A mí sólo se me ocurre decir una cosa: ¡¡Qué necesitada está la política de este país de gente con cabeza!!
Nos vemos.

lunes, agosto 29, 2011

Mucho metal

Hola a todos:
El sábado, en Lugones, coincidiendo con sus fiestas de Santa Isabel, se celabró el II Vaques Fest, en el que se dieron cita un nutrido número de grupos de Metal que están entre los más prometedores de este país. Así que allí nos fuimos.



Después de saludar a algunos amigos que estaban por ahí, de tomar unas cervezas y de darnos cuenta de que por allí estaban unos cuantos músicos de WarCry y de DarkSun, nos acercamos al escenario para empezar a ver los conciertos. Pese a que las actuaciones programadas eran muchas, nosotros sólo teníamos interés por unas pocas, así que ésas son las que paso a contaros.
Los primeros a los que vimos fueron los madrileños Arkania, unos chavales con muchas ganas de hacerlo bien, que nos deleitaron con temas de sus discos Espíritu irrompible y Eterna, como "Rosas sin espinas", "Irrompible", o "Alto y claro". Con mucha fuerza nos demostraron que tienen ganas y sobre todo mucho que decir en el futuro.
Después de ellos se subieron a las tablas los thashers albaceteños Angelus Apatrida. Nos estamos refiriendo, sin duda, a uno de los grupos más prometedores del panorama nacional, aunque, desgraciadamente, se les conoce más fuera que aquí. Si fueran de Oslo o de Berlín, otro gallo cantaría...
Venían a presentar su más reciente plástico, Clockwork, un compendio de Thrash Metal de la mejor escuela, y precisamente con la intro de ese disco, "The Manhattan Project", empezaron su actuación, que siguió con "Blast off" y con "Of men and tyrants".
Van dando muchísima caña, y tocan "Free your soul", "Clockwork", tema que da título a su disco, "Corruption" (con "dedicatoria" para muchos de los políticos de este país), "Fuck you". La gente del público no para, y ellos tampoco. No nos dan tregua, y asi se marcan "Devil take the hindmost", "The misanthropist" o "Give'em war". Después tocaron un tema de Iron Maiden, "Be quick or be dead" (que, por si a alguien le interesa, fue la primera canción de los Maiden que escuché en mi vida), a la que siguieron "One side, one war", "In the heart of nations", y "Legally brainwashed".
Se bajaron de las tablas, pero no tardaron en subirse de nuevo para tocar una "Versus the world" a la que siguieron "Vomitive" y, para finalizar, "Thrash attack".
Está claro que mucha de la gente que estaba esa noche en el patio del colegio de La Ería de Lugones estaba para verlos a ellos, y que sin duda eran los verdaderos cabezas de cartel. Y así lo demostraron, con fuerza, ganas y con una enorme pasión sobre las tablas.
Se merecen que les prestemos mucha atención.
Y después de los Angelus, tocó el turno a la actuación de los que realmente habíamos ido a ver, 037/Leo, proyecto de Leo Jiménez, al que conocimos como cantante de Saratoga y de Stravaganzza, en el que también están encuadrados el guitarra Ix Valieri (que había estado en los Ángeles del Infierno y en Infernoise, de los que os hablé cuando telonearon a Hamlet), el bajista Sergio Martínez (que pasó por Ankhara y por Mägo de Oz) y el batería Matt de Vallejo.
Lo primero que llamó la atención de esta actuación es que desde el principio, Leo quiso dejar claro que ya no es su proyecto en solitaro, sino una banda con todas las letras, de modo que en todo momento dijo que los que estaban tocando eran 037, no 037/Leo ni mucho menos Leo solo; lo siguiente, la actitud de todos los músicos sobre el escenario, demostrando que con ganas, cierta chulería y con un punto macarra se puede llegar al público.
Venían a presentarnos su nuevo disco, Los fuertes sobreviven, y eso es lo que hicieron, aunque sin olvidar su plástico anterior, Títere con cabeza. Conscientes, además, de que muchos de los asistentes estaban (estábamos) allí por ellos, se volcaron con su público desde el primer momento.
Salieron con "Tantas vidas", y siguieron con canciones como "Condenado", "En tu habitación", "La danza de Hyde", "Caminos de agua", "El elegido", "Héroe" o la balada "Bella Julieta". El final, con "Los fuertes sobreviven" y "Desde el ataúd".
Leo en esta nueva andadura que supone 037 se muestra más metido en su papel de músico, tocando la guitarra mucho más a menudo que antes, pero sin descuidar su labor de frontman y, sobre todo, su papel como cantante. Como EL cantante de Metal y de Rock con más carisma que nos vamos a encontrar ahora mismo en este país. Ya sé que es un guaperas y que por eso hay quien le critica. Pero su voz es incontestable, y es, sin duda, la más potente y versátil del panorama metalero español (y tiene pocos paralelos en otros estilos musicales). Puede gustarte o no, pero no vive del cuento, se lo curra, y con él, el grupo. Con él, 037.
Nos vemos.

sábado, agosto 27, 2011

¿Con o sin subtítulos?

Muy buenas, queridos lectores.
Hace ya un par de semanas que no os escribo nada, pero hay que tener en cuenta que en vacaciones no hay demasiados temas de interés y que, normalmente, durante el verano intento no escribir sobre temas de actualidad.
Por eso, esta tarde voy a escribir sobre un tema que ni es polémico, ni es de especial actualidad, pero que me parece que puede mover a un debate interesante. O no, qué sé yo. Se trata del tema de si el cine se debe doblar o si se debe dejar tal y como está originalmente.
Y es que últimamente estoy descubriendo lo que es ver películas en versión original y echando de menos la posibilidad de verlas de manera habitual en las salas de cine (aunque sí descubrí algunos pocos sitios donde hacerlo).
Si alguien se ha fijado en esta cuestión, cuando se saca a relucir, las posturas suelen ser principalmente dos que son incompatibles:
- El cine no lo hay que doblar, para que podamos escuchar las verdaderas voces de los actores (ya sabeis eso de que la voz es la mitad de la interpretación). Además, así se aprenden mejor los idiomas.
- El cine lo hay que doblar, porque si no, se acabaría con el oficio de doblador (¿?) y porque siempre habrá quien no quiera verlo en versión original.
Y resulta que todo es verdad, pero sólo hasta cierto punto.
Vamos a ver: Sí es cierto que es una gozada escuchar las películas con la voz original de los actores. Se cogen matices que en el doblaje se pierden y se entienden mejor muchos juegos de palabras. Y sí es verdad que el cine ayuda mucho a aprender idiomas (y esto lo digo por experiencia propia).
Pero que se implemente el cine en versión original no acabaría con el doblaje, que siempre será necesario.Porque siempre hará falta que se doblen las películas para aquellas personas que no quieran (o no puedan o no les apetezca) verlas en versión original, especialmente las películas infantiles.
Lo que yo creo que se debería hacer no es doblar por decreto todas las películas o dejarlas todas en versión original porque sí, sino dar la oportunidad de elegir. Por ejemplo, en esos macrocines de tropecientas salas y cuatro sesiones por sala, ¿qué problema habría en que una de las sesiones fuera en versión orignal? ¿O qué pasaría si una o dos salas se reservaran para el cine sin doblar?
Pues que valdría más la pena ir, leñe.
Por cierto, ¿alguien sabía que en Terminator (no recuerdo si en la I o en la II), originalmente no se decía "Sayonara, baby", sino que originalmente se decía en español? Resulta que al doblarlo al castellano, se optó por ponerlo en japonés para que resultara tan llamativo como el que lo dijera en castellano en la versión original. Ahí tenemos un ejemplo de lo que se pierde al doblar.
P. D.: Ya sé que con la TDT se puede acceder a películas y series en versión original, pero ahora mismo estoy pensando en las películas que vemos en las salas de cine, porque es en las salas donde podemos experimentar más lo que significa ver una peli.

viernes, agosto 12, 2011

¡¡¡Ese Rosendo!!!

Muy buenas a tod@s:
Últimamente la música en directo en Gijón está de capa caída y el Ayuntamiento apenas trae a gente interesante. Afortunadamente, anoche, en el marco de la Semana Grande de la ciudad, actuó (y además, gratis) el que sin duda es el patriarca del Rock de nuestro país: el maestro Rosendo Mercado.
Hablar de Rosendo es hablar de un pedazo bastante grande de la Historia de la música en general y del Rock en particular en España. Y es que nos estamos refiriendo a un tío que tocó en Ñu, que fundó Leño y que, aparte de tener una más que decente carrera en solitario, ha colaborado con gente tan dispar y de tal calibre como Joaquín Sabina, Celtas Cortos, Barricada (con los que además se fue de gira hace un par de años o tres), Luz Casal, Extremoduro, Platero y Tú, Fito y los Fitipaldis, Marea, Buenas Noches Rose o los Porretas, de los que además, creo recordar que fue productor.
Así que allí me fui, como siempre en buena compañía (aunque no era la habitual de mis noches de concierto), dispuesto a disfrutar de la buena música en una noche en la que parecía que todo Gijón había querido acercarse hasta allí. Y es que hasta había salido una chulísima luna llena que no quería perderse al de Carabanchel.
Con unos minutos de retraso sobre la hora prevista, sonó la intro de la canción que abre su último disco, y entonces el Rosen salió acompañado de su bajista Rafa Vegas y del contundente batería Mariano Montero a interpretar una "Amenaza desastre" sin letra, que fue seguida, sin solución de continuidad, por "Ni gozo ni calvario". Después de este acercamiento a su plástico más reciente, A veces cuesta llegar al estribillo, nos lleva a otro tiempo con "Deja que les diga que no", para después tocar una inesperada "Voluntad pasiva".
Rosendo en esta primera parte de la actuación estaba muy poco comunicativo, como suele ser habitual en el él, pero también algo tenso. Igual el hecho de que un tipo con tanta experiencia mantenga la tensión sobre las tablas puede parecer algo malo, pero yo creo que no está mal que todavía mantenga la ilusión de tocar y los nervios de querer hacerlo bien.
Nos lleva en este momento hasta aquel disco que era el Canciones para normales y mero dementes con la que seguramente fuera la mejor canción que estaba en él, "Sire", y luego hasta un disco bastante anterior, A las lombrices, con "Por meter entre mis cosas la nariz".
Vuelta a su último disco con "Mala tiña" y "Tú qué, yo qué", después de las que tocó esa "¿De qué vas?" que es una de las canciones que más me gustan, aunque anoche se saltó una estrofa de ella. Después tocó "A moco tendido" y "El alma se colma", en la que las voces las hizo Rafa, de la misma forma que las habia hecho en el disco el propio hijo de Rosendo.
A partir de este momento, el Rosen se vino arriba y se le vio mucho más suelto en el escenario. Toca "Amaina tempestad", "A veces cuesta llegar al estribillo", "Del pulmón", "No son gigantes", "... Y dale" y una cañerísima "Flojos de pantalón".
Después de este momento, se empezó a ver mucho más movimiento en el escenario, pero también abajo, porque la gente también se empezaba animar y a dar saltos. Suena entonces "El ganador", una "El tren" que aunque él considera un tema de Leño, en realidad la escribió a medias con José Carlos Molina cuando todavía se hablaban y Rosendo estaba en Ñu.
Ya quedaba poco de concierto, y sonaron tres canciones que no pueden faltar en las actuaciones de esta leyenda: "Pan de higo", la reciente aunque muy conocida por todos "Masculino singular" y, cómo no, "Agradecido".
Se despide, pero todos sabíamos que tenía que volver, y lo hizo con otro guiño a Leño, nada menos que con "Maneras de vivir", a la que siguió "Navegando", la canción que más me gusta de todas las que escribió y el tema con el que había terminado el concierto la otra vez que lo había visto, allá por el año 2000 o por ahí. Se vuelve a despedir, pero que no se mueva nadie, que tiene que volver a salir para despedirse de todos con una "Borrachuzos" que nos dejó con muy buen sabor de boca.
Desde luego, para ir a un concierto de Rosendo tiene que gustarte mucho su manera tan personal de tocar y de escribir, porque si no, te vas a aburrir mucho. Pero cuando te metes en su estilo, sabes que nunca te va a defraudar y que te va a dar justo lo que andas buscando, y además te lo va a dar con mucha honestidad.
Nos encontramos así con un Rosendo que, lejos de vivir de las rentas del pasado, cree en sus nuevas canciones y las defiende en directo como tiene que hacer un verdadero profesional. Porque aunque haya quien se queje de que Rosendo dé mucha cancha a sus canciones más recientes en detrimento de clásicos como "Loco por incordiar", yo creo que es una actitud honesta y que es mejor hacer eso que hacer lo que hacen tantos grupos que sacan discos porque saben que sus fans los van a comprar y para tener una excusa para salir de gira a tocar las mismas canciones que llevan treinta años tocando.
Y eso es lo que diferencia a las leyendas del Rock de las simples estrellas: la honestidad de las leyendas. Y a Rosendo la honestidad le sobra.
Nos vemos.

jueves, agosto 11, 2011

A ver si se la van a llevar...

Muy buenas, colegas:
Desde hace ya algún tiempo, en Gijón se está cuestionando la ubicación de la Semana Negra, y desde hace algo menos de tiempo, especialmente desde que cambió el Gobierno municipal, su misma continuidad en la ciudad.
Para quienes me estais leyendo desde fuera de Asturias, os puedo contar que la Semana Negra es un certamen cultural que surgió en torno a la novela y el cine negros, pero que ha evolucionado de forma que ahora, aparte de librerías, exposiciones y presentaciones de libros, aglutina también música, atracciones, bares y, en definitiva, diversión en todas sus vertientes, demostrando que una cosa no está reñida con la otra y que se puede disfrutar igual de una exposición de fotoperiodismo y de una noria.
Sin embargo, precisamente la parte lúdica de la Semana hace que los vecinos no estén siempre conformes. Hace algunos años, se situaba en las inmediaciones del estadio de El Molinón, pero fue "expulsada" de allí por las presiones de los vecinos. Después, pasó por la Playa de Poniente, y allí estaba cuando hace tres años Avalanch dieron el concierto en el que grabaron su último disco en directo. Los dos años siguientes, 2009 y 2010, estuvo en la Playa de L'Arbeyal, aquí en mi barrio, y este año la colocaron en el otro extremo de la ciudad, en unos terrenos municipales junto al Campus de Viesques. Y entonces la Universidad de Oviedo, fiel a su costumbre y a su tradición, se aisló y se blindó para evitar que la realidad la manche.
Y ya durante la celebración del certamen, se empezó a escuchar que tal vez la Semana deje de estar en Gijón, y de hecho hace algún tiempo que ciudades como Avilés, Barcelona o incluso Milán coquetean con los organizadores para llevársela de aquí.
Y yo creo que si dejara de estar en Gijón se perdería mucho. Vale que puede que sea en ocasiones molesta, pero no lo será más que cualquier otra actividad lúdica que se puede dar en una ciudad cualquiera. O que puede que se den reyertas en ella, pero no más de las que hay un fin de semana cualquiera (que tampoco hay tantas, a ver si va ahora a pensar la gente que Gijón es una ciudad sin ley).
Pero si se la llevaran de aquí, aunque algunos vecinos ganaran en tranquilidad, se perdería mucho:
Por un lado, perderían los libreros que venden durante el certamen un porcentaje muy elevado de todo lo que venden al año. O los hosteleros que ponen su chiringuito en la Semana Negra y venden en una noche lo que en sus locales habituales venden en una semana o dos. Y también perderían los hosteleros que NO están en la Semana Negra pero que tienen el local cerca de donde la ponen y que despachan a la gente que va a la Semana Negra pero no quiere comer en ella (un dato: en mi calle hay un kebab y sólo lo vi lleno el año pasado, cuando la Semana Negra estaba a quinientos metros).
Pero también perdería el Ayuntamiento, porque perdería el dinero que recibe por dejar que se monten las atracciones en terrenos municipales.
Y sobre todo, se perdería la presencia de Gijón en los circuitos culturales internacionales, porque este certamen ha colocado la ciudad en la agenda de los amantes de la novela negra y ha hecho que se hable de la ciudad en los medios de comunicación de toda España. Y eso sí que sería una gran pérdida.
Sería necesario buscar alguna solución que permitiera que nunca se fuera de Gijón sin perjudicar a nadie, eso está claro. Porque sería una pérdida mucho mayor de lo que parece a simple vista.
A ver si ahora, con la tontería, van a llevarse la Semana Negra de aquí...
Y luego nos quejaremos...

domingo, julio 31, 2011

Noche de cuero

Muy buenas, queridos lectores:

No sé si os habreis dado cuenta, pero parece que en este país hay una conspiración contra el Rock en general y el Heavy en particular. Sí, porque aunque estos días teníamos de gira por aquí a Bon Jovi y a Judas Priest, la mayoría de los medios sólo hablaron de los primeros. De los Judas, se acordaron en El País y anoche en Televisión Española. En el apartado de Rock español, este desprecio queda patente cuando observamos que todos los medios hablaron de la muerte de Amy Whinehouse, pero nadie de la de Rober, antiguo cantante de los Porretas.

Pero bueno, ya que casi en ninguna parte os lo van a contar, aquí está vuestro amigo Pablo para narraros lo que pasó anteanoche en el Coliseum de La Coruña, donde se dieron cita Saxon, Motörhead, y, sobre todo, Judas Priest. Y además, ilustro mis palabras con las fotos que fue haciendo Chus, uno de mis compañeros de viaje.


El viaje de por sí ya daría para contar algunas anécdotas (genial ese momento en el que entramos en un bar de Ribadeo y el camarero, con sólo ver nuestras pintas, ya sabía que íbamos hacia La Coruña al concierto), pero prefiero centrarme en la música, que es lo importante.


Con una puntualidad extrema, a las seis de la tarde se abrieron las puertas del Coliseum de La Coruña, así que entramos, nos acomodamos en la grada, y tomamos las primeras cervezas. La música de ambiente era de Jimi Hendrix, con lo cual a mí el tiempo se me pasó mucho más rápido.

Entonces, a las siete y cuarto, sonó una intro y salieron al escenario Peter "Biff" Byford y sus chicos, es decir, Saxon. Iniciaron su descarga con "Hammer of the Gods", y durante la hora u hora y algo que tocaron nos deleitaron con temas como "Heavy Metal thunder", "Motorcycle man", una "Never surrender" que sonó de vicio, "Crusader" y, para terminar, "Wheels of steel".


Saxon se despiden del público al finalizar su actuación


Después de Saxon salieron Motörhead, a los que yo había visto ya hace cuatro años aquí en Gijón. Este grupo puede gustar más o menos, pero nunca defraudan. Basta con que Lemmy se agarre a su bajo y diga eso "We are Motörhead, and we play Rock n' Roll" para que el público entre en un estado de delirio dificilmente explicable.



Lemmy Kilmister y los suyos dándolo todo.


El arranque fue con "Iron fist", a la que siguió "Stay clean". Sonaron canciones como "Metropolis", una "In the name of tragedy" que sirvió para que Mikkey Dee hiciera un solo con su batería, "Kill by death" y el final fue con esa espéndida "Ace of spades" que jamás me cansaré de escuchar y con "Overkill".


Y entonces llegamos al momento que yo llevaba esperando tanto tiempo. El de ver al que probablemente sea uno de los grupos que más me gustan desde hace ya muchos años: Judas Priest.

La noticia que saltó hace algunos meses de que K. K. Downing abandonaba el grupo cayó como un jarro de agua fría sobre todos los que íbamos a verlos en esta gira, que, titulada Epitaph, se supone que es la última de la banda. La duda que todos teníamos era la de si ese mercenario que contrataron, Richie Faulkner, al que se conoce sobre todo por haber tocado en la banda de Laurin Harris, hija de Steve Harris, bajista, compositor y líder de Iron Maiden, estaría a la altura.

Seguía sonando Hendrix por los altavoces de la sala, cuando de pronto, el cambio de música de ambiente al "War pigs" de Black Sabbath nos indicó que el plato fuerte de la noche iba a llegar ya.


Cuando terminó, el telón con el emblema de la gira que cubría el escenario cayó y pudimos ver que salían a las tablas Rob Halford y sus compañeros con un potentísimo "Rapid fire", seguido, cómo no, por "Metal Gods". Ya desde este primer momento pudimos ver que durante el concierto se iba a hacer uso de unos efectos muy llamativos, en forma de humo, llamaradas y láser. La descarga siguió con "Heading out to the highway", la reciente "Judas rising", "Starbreaker" y "Victim of changes".



Mientras tocan "Judas rising"


Después de atacar una "Never satisfied", que, he de reconocerlo, no está entre mis canciones favoritas de los Judas, hubo que levantar los mecheros al aire, para acompañar la interpretación de ese tema de Joan Baez que los Priest han hecho inmortal. Me refiero, por supuesto, a "Diamonds & rust". Siguieron con "Prophecy" y con una "Night crawler" que siempre estará entre mis canciones favoritas.
Tocan "Turbo lover", y después sonó una "Beyond the realms of death" espléndida, aunque no tanto como la que siguió: "The sentinel". Después, "Blood red skies" y "The green manalishi".
El detalle que se marcaron después de que "Breaking the law" fuera cantada por el público no acabó de convencerme, pero se lo perdoné cuando después hicieron una "Painkiller" que, aunque ya no es tan genial como pudo haber sido cuando se grabó originalmente, a mí me entusiasmó, sobre todo por el solo que se marcó esa apisonadora que es el batería Scott Travis.
Aunque se despedían, todos sabíamos que todavía quedaba mucho por delante. Suena pregrabada esa mítica intro que es "The hellion", para dar paso a "Electric eye", que nos recuerda que ese ojo eléctrico, ese Gran Hermano, siempre nos vigila.
Los segundos bises empezaron como tienen que empezar: con el inconfundible sonido de un motor y con Halford saliendo a cantar en moto. Sin bajarse de ella, interpretan una durísima "Hell bent for leather", a la que siguieron "You've got another thing comin'", y, para acabar definitivamente, "Living after midnight".
Vale que Halford ya no es lo que era y que en los "diálogos" entre las dos guitarras se echaba de menos al desertor de Downing (eso sí, Tipton sigue haciéndolo genial), pero el sabor de boca que me quedó no pudo haber sido mejor. El cansancio de tanto viaje valió la pena y esa noche quedará como una de las más memorables de mi vida metalera.
Nos vemos.

jueves, julio 28, 2011

Malas ideas

Hola a todos.
Podría empezar preguntándoos qué tal el verano, pero este año, aquí en el norte, tenemos cualquier cosa menos verano.
Lo que quería hacer hoy era hablaros de la última notica llamativa, por no decir grave, que hemos tenido que escuchar: la de la masacre de Noruega.
Supongo que todos lo habeis escuchado, pero por si acaso alguien lleva debajo de una piedra los últimos diez días, os lo cuento: resulta que un fulano, cristiano fundamentalista, ultraderechista, antiguo masón y noruego de pura cepa puso un coche bomba en un edificio gubernamental noruego, para justo después irse a una isla en la que se estaban llevando a cabo unas jornadas del Partido Laborista y liarse a tiros. Total, varias decenas de muertos.
Y, como siempre que pasa algo así, empieza a haber teorías. Que si lo destacable es que era de extrema derecha, pero no que era cristiano. Que el problema es que era masón. O que nada de esto hubiera pasado si el tío no hubiera estado loco. Y lo curioso es que, si esto hubiera sido un ataque terrorista de un grupo islamista, ciertos medios hubieran empezado a decir que la culpa de todo la tuvo Mahoma. En fin.
¿Sabéis lo que pienso yo? Pues que ni las religiones ni las ideas matan por si mismas. Matan las personas. Pero que el odio, o ciertas ideas, o ciertos prejuicios o ciertas mentiras disfrazadas de verdades absolutas pueden llevar a alguien a matar. Sólo hace falta que esas ideas calen lo suficiente en una mente lo bastante permeable a ellas.
Por eso ciertas ideas pueden ser peligrosas, pero no por lo que hacen, sino por lo que pueden hacer algunas personas amparándose en ellas.
Seguramente este fulano está loco. Pero también estoy seguro de que tal vez, sólo tal vez, si no hubiese escuchado ciertas ideas su locura no se hubiera canalizado de esa manera.
Y eso es lo que me da miedo.
Nos vemos.

viernes, julio 15, 2011

El tiempo pasará

Era un placer estar allí sentado. En la costa del norte no son habituales estos días de sol, así que hay que aprovecharlos cuando llegan. Y una forma como otra cualquiera es hacerlo en una bulliciosa terraza mirando al mar en buena compañía.

En la mejor compañía, sin duda. La elegante Susana, la divertida Raquel, la dulce Elena y la guapísima María. Ninguno de ellos cinco tenía menos de setenta años, y se conocían desde hacía ya muchas décadas, desde que las arrugas todavía no mancillaban sus pieles.

¿Por qué estaba Luis, ese jubilado de espíritu joven, con esas cuatro encantadoras mujeres? Porque, aunque cueste creerlo, era el amante de las cuatro. Ellas no lo sabían, por supuesto, porque él, con una caballerosidad que disfrazaba de humildad, había dicho a cada una de ellas que era mejor que no se conocieran sus esporádicas relaciones, para evitar que pudieran ser mal vistas, sobre todo por sus hijos. En realidad, lo había dicho porque sabía que si la noticia trascendía, además de perder, con toda seguridad, sus ocasionales desahogos, ellas se sentirían humilladas al saber que habían compartido al mismo hombre. Además, de que sería devastador para la amistad que unía a esas cuatro mujeres desde hacía tantos lustros.

Y también porque, si bien los maridos de Raquel, Elena y María hacía ya tiempo que no estaban, el de Susana, el amable Antonio, aún seguía vivo y tan enamorado de ella como siempre. Y seguía siendo tan encantador y buen amigo con Luis como había sido siempre. Por eso a veces Luis se sentía culpable y le dejaba ganar cuando jugaban al ajedrez, consciente de que la mejor partida la ganaba él fuera de los tableros. Aparte de todo, aunque los duelos al amanecer eran algo habitual en los libros que había leído de niño, ya no eran algo que se estilase en este decadente siglo XXI, y, de todas maneras, él no sabía utilizar un florete, el uso de la pistola le parecía una ordinariez y pelearse a puñetazos estaba muy bien para trifulcas de bar, pero no para dos caballeros que empezaban a escuchar la cuenta atrás.

¡¡¡Qué calor hacía!!! Malditas normas de urbanidad que le habían inculcado de niño y que le impedían quitarse la americana. Sin saber por qué, recordó a aquel compañero de la fábrica, tanto tiempo atrás fallecido, que le había recomendado hacía tiempo (hacía mucho tiempo) que aprendiera a nadar. Sin saberlo, había sembrado la semilla de una afición que todavía hoy practicaba, cinco mañanas a la semana, y que le mantenía en forma para estar a la altura, a pesar de su edad. Claro que los años pesaban más que pasaban, y a veces no podía aguantar todo el esfuerzo. Pero a ellas no siempre les importaba, porque valoraban más la compañía y la conversación que el sexo. A esas edades, muchas veces preferían que él las abrazara y las escuchara rememorar su juventud. Sin embargo, otras veces tenía que hacer uso de todo lo que había aprendido a lo largo de los años para satisfacerlas, recordando malamente una cita que una vez había pronunciado un viejo amigo suyo, marino de profesión, y que terminaba con un “siempre avante”. Y así seguía, o al menos lo intentaba.

Pero los estragos de la edad que más temía no venían de su cuerpo, si no de su mente. Intentaba mantener su cerebro en forma igual que su cuerpo, pero cierto deterioro es inevitable, y así algunas veces debía morderse la lengua antes de pronunciar un nombre de mujer que no era el que correspondía a la ocasión. Afortunadamente, ellas no se habían dado cuenta nunca. Y si alguna lo había hecho, no había dicho nada.

Las miró una por una mientras reían sin falsedad, porque, a esas edades, ya no es necesario fingir. ¿Las amaba? ¿Amaba o había amado al menos a alguna de ellas? No lo sabía. Les tenía afecto, claro, pero no estaba seguro de que fuera amor. Se divertía con ellas, sí, pero el amor lo había sentido hacía años por otra mujer que ya no le acompañaba.

Se fijó más en sus compañeras de mesa. Seguían siendo hermosas, o todo lo hermosas que les permitía su edad. Pizpiretas, seguían arreglándose mucho. Y ese día las cuatro iban maquilladas. No estaba seguro de cuál era el motivo de que lo hicieran, pero le gustó pensar que quizá se habían maquillado para él.

En un momento dado, desconectó de la conversación de ellas (algo sobre esos nietos maravillosos que les devolvían la sonrisa, o una anécdota de hacía muchos años), y miró a su alrededor. A todos los jóvenes que, en mesas o sentados en el suelo bebían cerveza o, ya que estaban en Asturias, sidra bien (o no tan bien) escanciada. Y entonces, se fijó en la mesa de al lado. Cinco jóvenes, cuatro chicas y un chico, de veintitantos o treinta años, que le hicieron sonreír, pensando que podían haber sido él y sus amigas décadas atrás. Y miró al chico que ocultaba su mirada tras unas gafas de sol, y quiso pensar que, pese a las diferencias evidentes (el chico llevaba unos horribles vaqueros y una zarrapastrosa camiseta), tal vez, sólo tal vez, no eran tan distintos.

Pero eso nunca podría saberlo.

lunes, julio 04, 2011

¿Versión original? No, versión genial.


Los pasados días 1 y 2 de julio, o sea, el viernes y el sábado en Piedras Blancas (Castrillón), aprovechando que eran las fiestas, se celebró el festival Di-versiones, en el que no actuó ningún grupo que hiciera música orginal, sino que fueron grupos que homenajeaban a otros. Nosotros, los de siempre, es decir, Nacho, Maite, el Garry y yo mismo, fuimos sólo el sábado, a ver qué se cocía por ahí.
Esa noche los grupos que tocaban eran Para Siempre (tributo a Héroes del Silencio), De Acero (tributo a Extremoduro) y Metalmanía (tributo a Metallica).
Teóricamente la cosa debería haber empezado a las diez y media, pero al final empezó a eso de las doce de la noche.
Los primeros en salir al escenario fueron los asturianos Para Siempre, grupo que esa noche contó con la colaboración del genial Pablo García, de WarCry, a la guitarra solista. Por cierto, un rato después estuve hablando con él.
A lo largo de algo más de una hora, desgranaron un repertorio compuesto íntegramente por canciones de Bunbury y sus chicos. De hecho, si tenemos que en cuenta que a mí los Héroes no es un grupo que me guste mucho, puedo decir que lo hicieron bien y me hicieron disfrutar, pese a mi falta de predisposición inicial.
Así, interpretaron canciones tan conocidas por todos como "La sirena varada", "La herida", "Iberia sumergida", "Entre dos tierras", "Maldito duende" (estas dos son las únicas canciones de Héroes que de verdad me gustan), "Avalancha", y el final con una espléndidamente interpretada "La chispa adecuada". Rápidamente, se bajaron del escenario para dejar paso a los segundos de la noche.
Los siguientes en subirse a las tablas fueron "De Acero", que, además de tocarnos temas de Extremo, también nos hicieron uno propio que, como no podía ser de otro modo, recuerda al sonido del de Plasencia. Nos tocaron canciones como "Amor castúo", "Sucede", "So payaso", "Bri, bri, bli, bli (en el más sucio rincón de mi negro corazón)", "Golfa", "Deltoya", "Salir", "Puta", "Jesucristo García", "La hoguera", y, para terminar, como hacen Robe y los suyos, "Ama, ama, ama y ensancha el alma".
Una cosa digna de destacar es que no sólo hicieron el repertorio de Extremo tan bien como los originales, sino que como el cantante es mucho más comunicativo con el público, casi podríamos decir que, globalmente, son casi mejores que Extremo.
Por último, esa noche les tocó el turno a Metalmanía. Como intro usaron, igual que los de San Francisco, "The ectasy of gold", tras la cual, unas campanas me hicieron ilusionarme más de lo que hubiera debido, porque en realidad, salieron con una "Battery" cañerísima y que sonó genial. La siguieron varias canciones, como "For whom the bell tolls" (ahora sí), "The four horsemen" y muchas más, pero como estábamos ya muy cansados, decidimos irnos.
En resumen, una divertida noche de Rock n' Roll y Heavy Metal que, seguramente, no hubiéramos querido terminar tan pronto si hubiera empezado a la hora que habían anunciado.
Nos vemos.

miércoles, junio 29, 2011

Tengo una duda

Muy buenas, queridos lectores:
Sé que os tengo terriblemente abandonados, pero entre unas cosas y otras, no paro, y aunque escribo mucho, casi nada lo hago para este rinconcito de la blogosfera que tantas alegrías (y también cabreos, para qué negarlo) me ha dado. Pero que nadie piense que me olvido de vosotros.
Hoy quería lanzar una pregunta a todos los analistas políticos que tengo entre mis lectores, que sé que saben más que yo de estas cosas.
Vamos a ver. Cuando Aznar llegó a la Presidencia del Gobierno en 1996, España estaba en crisis y su Gobierno nos sacó de ella. Eso es innegable.
El año que viene es más que probable que su sucesor, Rajoy, gane las elecciones, en un momento en el que España está de nuevo en crisis.
Ahora bien, ¿realmente es comparable la situación hasta el punto de que podamos fiarnos de que Rajoy tenga la receta mágica para sacarnos?
Tal como yo lo veo, la cosa es más complicada, en primer lugar porque la crisis actual es mucho más profunda que la de 1996, además de que ésta es global. En segundo lugar, porque desde las ampliaciones de la Unión Europea de 2004 y 2007, España ya no puede contar con los Fondos de Cohesión, que van a países con menores niveles de desarrollo económico.
En tercer lugar, porque las empresas públicas que eran rentables ya las privatizó Aznar en su época, así que de ahí no se va a poder más sacar dinero.
Entonces, ¿qué va a hacer Rajoy para sacarnos de la crisis? ¿Lo sabe alguien? ¿Lo sabe él mismo?
Que no es por nada, pero es que el tío lleva siete años en la oposición, y todavía no dijo qué es lo que va a hacer cuando gobierne... Aparte de echar la culpa a la herencia recibida, claro (que es lo que ya está haciendo su "niña" en Castilla-La Mancha).
Nos vemos.

martes, junio 21, 2011

Dejémonos de historias

Hola a todos:
Desde hace un par de semanas o tres se viene hablando del Diccionario Biográfico Español, realizado desde la Real Academia de la Historia, por iniciativa del Gobierno de Aznar y pagado, como no podía ser de otro modo, con dinero público. Y hoy mismo el egregio historiador Santos Juliá, que no participó en su realización, dice que debería ser destruído. Y a lo mejor no hace falta llegar a tanto.
En primer lugar, yo creo que, a estas alturas de la película y de la evolución tecnológica, hacer una monumental obra de cincuenta volúmenes en papel no sólo es innecesario sino absurdo. Debería hacerse digitalmente, para que pudiera ser consultada por internet por cualquier persona. Pero ése no es el mayor error de este diccionario.
Su mayor problema, y el que lo invalida desde el punto de vista historiográfico, es el hecho de que no se planteó hacerlo como una obra historiográfica seria, sino como un rollete entre colegas. Cuando se hace algo así, por ejemplo cuando lo hicieron desde la Universidad de Oxford, cada artículo se encarga a un especialista en el tema, y después, lo que escribre tiene que pasar por las manos de varios especialistas más para que lo corrijan y maticen, haciendo así que la obra sea lo más perfecta posible. Es lo que, en los ambientes científicos se llama "corrección por pares".
Y en este caso no hubo nada parecido. Hasta el punto de que la biografía de Franco la escribió un medievalista. Gran e importante medievalista, pero que no es experto en su biografiado. Es, eso sí, el historiador no sé si oficial, pero al menos sí oficioso de la Fundación Francisco Franco.
Visto todo esto, este diccionario no puede ser considerado como la obra de referencia que debería ser. Pero tampoco hace falta destruirlo. Porque sólo hemos escuchado hablar de las biografías de Franco (que, según esta obra, no fue un dictador) y de Negrín (que sí lo habría sido). Y no creo que en una obra de cincuenta tomos, de los cuales la mitad ya están terminados totalmente, todo lo escrito sea igual de censurable, pese a no haber pasado por los pertinentes filtros científicos.
Porque, como dijo el colega Cervantes por boca de uno de los personajes de su Don Quijote (creo que el cura, pero ahora mismo no estoy seguro), "No hay libro tan malo que no contenga algo bueno".
Y ahora sí, digo lo que habría que hacer con este diccionario: Terminarlo (pero bien, con métodos científicos acordes a lo que hay que hacer), digitalizarlo, y encargar los textos a expertos. Y lo que está mal hecho, rehacerlo para la versión digital. Ah, y que esas partes que no están bien hechas queden como ejemplo de lo que NO hay que hacer en esto de la Historia.
Nos vemos.

miércoles, junio 08, 2011

Número 4 de Tiempo y Sociedad

Aquí está el cuarto número de la revista Tiempo y Sociedad en formato flash.
Esperamos que os resulte interesante:

martes, junio 07, 2011

Seguimos indignados

Muy buenas, queridos lectores:
Aunque ya apenas se hable de ellos, los indignados continúan con sus acampadas. Y creo que, llegados a este punto, debería empezar a pensarse en cuáles son los pasos que se deberían seguir para que el movimiento, que tanto ha hecho para movilizar a la población y cuya trascendencia histórica está fuera de toda duda, continuara teniendo vigencia.
Sí, porque yo creo que el mantenimiento de las acampadas ya no tiene mucho sentido. En primer lugar, porque después de más de tres semanas, ya han perdido su carácter "novedoso" e impactante, y corren el riesgo de que la gente los vea simplemente como "parte del paisaje" y deje de prestar atención a las alternativas que plantean. Eso sin contar con la posibilidad de que de que directamente puedan perder apoyos por parte de una población que puede llegar a verlos como una molestia.
Creo (repito: "creo") que ha llegado el momento de que el movimiento evolucione y cambie su manera de actuar. El momento de levantar las acampadas y plantear nuevas formas de activismo. Manifestaciones semanales (o incluso diarias) en los mismos lugares en los que se llevaron a cabo las acampadas, para que el mensaje no se olvide.
Y, sobre todo, creo que la solución más lógica y coherente para poder llevar a cabo sus planteamientos es sacarlos de la plaza y plantearlos como una alternativa real, formando su propio partido político. Sí, aunque pueda parecer extraño, es la única manera de que sus propuestas tomen forma, porque si no, ningún otro partido va a asumirlas como lo que en realidad son, es decir, una necesidad para la salud de la democracia.
Igual es la mejor solución para todos. Y así se evitarían que se mandara en su contra a los antidisturbios.
Pregunta del día: Si un policía (concretamente, un antidisturbios) no lleva su identificación a la vista, ¿cómo podemos estar seguros de que realmente es un policía?
Segunda pregunta del día: A la vista de las actuaciones de ciertos Consejeros del Interior de ciertas Comunidades Autónomas, ¿quién vigila al vigilante?

viernes, mayo 27, 2011

¿Y ahora qué?

Muy buenas a todos:
Supongo que, a estas alturas de la película, nadie esperaría que yo dejara pasar la oportunidad de comentar el resultado las elecciones del domingo pasado. Pues ahí vamos:
Evidentemente, era de esperar que la izquierda perdiera poder. De hecho, espero que alguien recuerde que ya hace dos años, cuando las últimas elecciones al Parlamento Europeo, yo vaticiné la pérdida de votos de la izquierda, vaticinio que se cumplió. Y es que, entre una abstención que tradicionalmente afecta a los partidos de izquierda (recordemos que la fidelidad de voto en el PP ronda el 80%, supongo que porque no tienen suficiente sentido crítico como para dejar de votar a un partido en cuyas listas se presentan personas acusadas de corrupción), y el voto de castigo debido a cómo estaba yendo la gestión de la crisis (antes de que alguien pregunte: iba mal), la cosa pintaba mal.
Y pintaba mal no por algo externo, sino que el problema estaba dentro de la propia izquierda. Estas elecciones se plantearon en clave nacional, y como tales salieron: con un voto de castigo al partido que gobierna el país por no estar acertando del todo con su gestión de la crisis. Y llega así el momento de la autocrítica, de plantear qué se debería hacer, cómo se debería plantear un nuevo proyecto y quién debería liderar ese nuevo proyecto. Mirando a lo que se puede mejorar dentro y no a cómo echar las culpas fuera, no como otros, que cuando pierden siempre es porque alguien muy malo anduvo conspirando.
Pero podríamos plantearnos otras reflexiones sobre la política actual.
En primer lugar, si, con 33% de abstención algún partido político está legitimado para hablar de éxito. Sí, porque ese porcentaje de abstención significa que ningún partido pudo no ya ilusionar, sino tan sólo convencer a uno de cada tres españoles. Y eso es un problema. Ayer enlacé en mi Facebook una cita de Bertolt Brecht que colgó el humorista Berto Romero en su blog y que habla del analfabetismo político. Pero yo creo que ese porcentaje de abstención no se relaciona sólo con el analfabetismo político, sino con la incapacidad de los partidos políticos actuales de conseguir que la gente crea en ellos. Y eso es porque cada vez hacen menos propuestas realistas y que los ciudadanos puedan interpretar como necesarias. Eso es lo que los diferencia del Movimiento 15-M, que plantea propuestas que sí son necesarias (y que, supongo que por eso precisamente, esta mañana sus representantes han sido violentamente desalojados de la Plaza de Cataluña, en Barcelona). Eso sí, este Movimiento tampoco consiguió evitar la abstención.
En segundo lugar, y mirando un poco lo que pasó más cerca de donde estoy, vamos a ver lo que nos pasó en Asturias. Aquí vamos a tener de Presidente a Francisco Álvarez Cascos, líder del recién fundado Foro Asturias Cascos (FAC, sí, FAC, y ya me han acabado los chistes fáciles). Sinceramente, yo no voté al PSOE en estas elecciones y casi, en lo más profundo de mi ser, deseaba que perdieran el Gobierno regional porque no estaba de acuerdo con algunas de las cosas que estaban haciendo. Pero, si tengo que decir la verdad, nunca hubiera esperado que fuera el partido de Cascos el que ganara. Y mucho menos que ése sea también el partido que, casi con seguridad, va a dirigir el Ayuntamiento de Gijón.
Que sí. Que ya sé que la alternancia es buena y democrática, y que en el caso de Gijón llevaba gobernando el mismo partido desde hace más de treinta años (es decir, yo nunca viví en esta ciudad con un Alcalde que no fuera socialista). Pero a veces cuesta hacerse a la idea.
A ver cómo sale la cosa. Seguiremos informando.

jueves, mayo 19, 2011

Indignados

Lo dicho, colegas. Que la situación actual ha dado lugar a una oleada de indignación. La peña sale a la calle a protestar. Pero no a protestar contra un partido o contra otro. Sino a protestar contra una situación a la que no se está respondiendo como se debería. Aunque al ser movimientos predominantemente de izquierdas seguramente restarán votos a los partidos de ese lado porque será con ellos con los que estén más desencantados, muestran el descontento no sólo con la izquierda, sino con toda una clase política incapaz, corrupta, escasamente preparada, no consciente de cuál es su cometido para con la ciudadanía y, pese a todo, pagada de sí misma.
Por eso lo que está pasando debe ser tenido en cuenta. Porque muestra que esa "generación perdida" de la que se habla en ocasiones ya se ha cansado de serlo. Porque estamos hartos de que nos digan que tenemos que aceptar las reglas de un juego que nunca quisimos jugar.
No es un movimiento antisistema, sino todo lo contrario. Es un movimiento hecho desde dentro del sistema pero no para socavarlo, sino para hacerlo más eficiente. Para dar un rostro humano a una política y a una economía alejadas de la gente.
¿Que las propuestas no están muy definidas? Puede ser, pero no están menos definidas que las de los propios políticos. No hay más que leer los programas de los distintos partidos para darse cuenta de las propuestas que (no) hacen.
Y cuando escucho a esos tertulianos y leo a esos columnistas que ni entienden lo que está pasando ni saben de lo que hablan y veo que dicen que esto es un movimiento orquestado por la extrema izquierda o por el Gobierno o incluso por ETA (el multidoctor César Vidal dixit), me doy cuenta de que sólo es una muestra de que hay mucha gente en este país que está superada por unos acontecimientos que desbordan su estrechez de miras.
Y quede clara una cosa: A diferencia de lo que pasó en París en mayo del 68, ahora nadie dice cosas del tipo "Seamos realistas, pidamos lo imposible". Ahora lo que se podría decir sería "Seamos realistas, pidamos lo justo: lo que es nuestro".
O algo así.

miércoles, mayo 18, 2011

Más campaña

Hola de nuevo:
Acabo de escuchar la entrevista que esta mañana le hicieron en la Cadena SER a Rajoy. Si además de hablar, hubiera dicho algo, igual pensaba que podía ser una idea a considerar eso de votar a su partido (sólo una pregunta: ¿cómo puede decir que la corrupción o la lucha antiterrorista no interesan a los ciudadanos?).
Y en este momento de la campaña, ha irrumpido el movimiento 15-M y Democracia Real Ya, que al margen de que pueda ser más o menos utópico o más o menos demagógico en algunos aspectos, sí que es la canalización de un descontento generalizado ante la situación política de este país, que está muy mal. Y precisamente por eso, es necesario que se tenga en cuenta ese descontento, que por cierto no creo que tenga nada que ver con los movimientos antisistema, sino más bien con gente que en lugar de enfrentarse al sistema, lo que busca es que éste funcione mejor y de forma más justa, gente que lo que busca son, en definitiva, reformas en el sistema, no su destrucción (otra pregunta: ¿alguien se ha dado cuenta de que en Madrid se puede acampar para ver a Justin Bieber pero no para protestar?). Por cierto, yo creo, y eso es sólo una opinión, que esto se relaciona más con lo que pasó en Islandia que con lo que está pasando en los países árabes.
Y, por si alguien todavía no lo ha hecho, leed Indignaos de Stéphane Hessel, lectura obligatoria para estos momentos (descargadlo aquí).
Pero no quería hablar de ninguna de esas cosas. Quería plantear una reflexión sobre la crisis y sobre cómo se afronta.
No sé si nos damos cuenta de que estamos metidos en una crisis estructural muy profunda. Y cuando se está en esa situación, la solución no es fácil ni va a venir de un día para otro.
Por eso creo que es importante que seamos conscientes de que con un cambio de Gobierno no va a ser suficiente. Que el día después de las próximas elecciones generales, sea quien sea el Presidente (y mucho me temo que va a ser Rajoy) no va a empezar a crearse empleo ni vamos a poder empezar a atar los perros con longaniza sólo porque el Gobierno sea de otro color. El Gobierno que salga de esas elecciones de dentro de un año tiene que asumir y aceptar como una necesidad el hecho de que para salir de la crisis no va a bastar con parches, sino que hace falta reformas muy profundas en el sistema productivo español, reformas que no se podrán sacar adelante en solitario: será necesario llevarlas a cabo con la colaboración de, como mínimo, los dos partidos mayoritarios, aunque sería deseable que se hicieran con el apoyo decidido e incluso entusiasta de todos los partidos representados en el Parlamento, sin demagogias y sin partidismo.
¿O no?
P. D.: Y algo destacable de estos días: Anguita ha renunciado a su pensión vitalicia para que el Estado pueda recortar gastos ante la crisis. Y oye, será sólo un gesto, pero ya es más de lo que han hecho la mayoría de los políticos.